Final Fantasy, La era de la Luz
Bienvenido a Cetus,
El lugar donde se desenvuelve Final Fantasy: La era de la Luz.

Si deseas registrarte no olvides leer las reglas obligatorias en el subforo "Centro de Leyes" y luego crear tu personaje en el subforo "Ficha de Personaje" guiandote de la ficha modelo.

Que disfrutes tu estadia.
Afiliados Élite (32/40)
Hermanos (02/05)
Directorio (02/10)

© HARDROCK
Últimos temas
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón - Normal]
Lun Mayo 23, 2016 6:33 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Afiliación-normal]
Sáb Abr 23, 2016 6:52 pm por Invitado

» Accademia Di Cielo || Afiliación {Élite}
Sáb Abr 23, 2016 2:57 am por Invitado

» Hiccup Hofferson
Vie Abr 22, 2016 7:59 pm por Juez Alraheim

» Sailor Moon Crystal - Afiliación Élite -
Miér Abr 20, 2016 5:29 pm por Invitado

» Ficha de Adinal Sanát
Mar Abr 19, 2016 6:01 pm por Juez Alraheim

» Ritz Astori
Mar Abr 19, 2016 3:19 am por Juez Alraheim

» Escudo de Bronce, Cuerpo de Acero, Corazón de oro. [Libre]
Jue Abr 14, 2016 3:06 am por Juez Alraheim

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 11:47 pm por Invitado

» — Hopes and Dreams { Normal }
Lun Abr 04, 2016 10:48 pm por Invitado


Tormenta de Arena [Ixen]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Tormenta de Arena [Ixen]

Mensaje por Ixen Whedab el Miér Dic 30, 2015 3:23 am

Habían logrado recostar a Brask y mantenerlo cálido con el consejo del Aegyl de la cofradía del desierto.
Con el Bangaa se tranquilizaron cuando por fin Brask a pesar de sus dolencias pudo conciliar el sueño, se dispusieron a cavar sus propios espacios cerca del chico por si necsitaba algo, Ixen era bueno cavando, pero al parecer el Bangaa no, por lo cual lo ayudó.
A medida que la luna pasaba por el firmamento, los reflejos cristalinos hacían extraños juegos en las paredes y el techo del lugar, Ixen logró conciliar el sueño despues de asear sus heridas, y dejar al bangaa enterrado.

Comenzó a cerrar los ojos lentamente a medida que la somnolencia podía con él, bajo arena estaba tibio, y podrían dormir tranquilos en aquel lugar, se suponía.

A media noche escuchó gritar a Brask, y se levantó como un relámpago, saltó del agujero en el que estaba salpicando arena en todas direcciones, desenvainó su espada y de no ser que logró ver bien gracias al reflejo de la luna en el lago ubiese atacado al Bangaa..

Oteó al rededor buscando enemigos, pero no encontró nada.. el Nu mou se asomó asustado del carromato con un gorro que tenía um pompon.. de esos de dormir, miró también en todas direcciones y no vió nada... por ende se devolvió dentro del carromato, que también estaba cubierto para no pasar a ser una tumba gélida en la mitad del desierto.

Al parecer el chico había tenido un mal sueño.. y pronto Ixen comenzó a sentir el frío del lugar, realmente era congelante, tomó su manta, con la que se había tapado y se cubrió, para dar una ronda.

-
Tranquilo Brask, iré a hacer una ronda, tal vez escuchaste algo entre sueños.

Comenzó a caminar bebió un poco de agua del lago, estaba dulce y au tibia, y cuando se acercó a la salida de la gruta sintió realmente el frío que hacía en el desierto. Había una leve ráfaga de viento levantando un poco de arena en la noche y el frío era ineludible, sentía como sus dedos comenzaban a entumecerse, se frotó las manos y sopló dentro de ella tratando de hacer calor, pero en ese momento algo llamó su atención.
A lo lejos veía unas luminicencias, como antorchas, que avanzaban por el horizonte, ¿quien rayos estaría viajando a semejantes horas con aquel frío en el medio de la nada? ... Esperó un rato y al parecer aquella caravana era extensa, unas 10 carretas, y a medida que avanzaban las antorchas se separaba y juntaban como si algunos portadores de aquellas luces se movieran más rápido que otros.
El frío pudo con él y decidió volver a entrar, el cambio de temperatura era evidente, adentro estaba mucho más templado.

Se acercó a la carreta y agudizó el oído, al parecr todos estaban durmiendo.
Avanzó y se acercó a ver como estaba Brask.

-
Todo libre, como te sientes muchacho

Se acercó al par, Brask y el Bangaa, y esperó su respuesta antes de comenzar a armar nuevamente su agujero para poder seguir descansando, si es que no había otro inconveniente.
avatar
Ixen Whedab

Nivel : 11
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tormenta de Arena [Ixen]

Mensaje por Brask Daeisk el Miér Dic 30, 2015 7:15 pm

El joven antrolobo aún seguía en shock. Intentaba disuadir esa imagen en su mente, pero no podía. La escena que experimentó en esa pesadilla rondaba con más fuerza en su cabeza. Le aterraba ver la muerte de sus seres queridos más que nada, y por alguna razón sintió esa pesadilla muy real. Su camarada antrolobo dijo que patrullaría la zona y eso alivió un poco la carga emocional del joven antrolobo. El frío pegaba con fuerza, pero el joven antrolobo ya parecía estar algo mejor. Su zona abdominal dolía menos que antes y cuando vio a su camarada antrolobo volver, se sintió más aliviado que antes. "Pero ya no se... si hay peligro o no." Se levantó de la arena y su abdomen parecía dejarle permanecer de pie. Comenzó a dar pasls temblorosos hacía el lago y se dio cuenta de que podía caminar. Se arrodilló en la arena y comenzó a beber agua, ya que la pesadilla le había dejado con la boca seca. Al terminar de saciar su sed, se dirigió hacia su bolso y sacó su armónica, mas no podía tocarla. Al intentar soplar, sentía que le faltaban los aires. Su camarada antrolobo se le acercó y le preguntó como se sentía. <<Fue horrible... había sangre. ¿Ixen?>> El joven antrolobo tomo el cuello de su camarada, dándole un abrazo. <<Lo siento... lo siento mucho... lo siento>> A pesar de que tan solo fue una pesadilla, el joven antrolobo se sentía bastante responsable por todo lo que pasó.

Después de esa horrible pesadilla el joven antrolobo no quiso dormir. Sentía que si lo hacía la pesadilla se volvería una realidad que no quería afrontar solo por estar herido. <<Necesito un poco de aire>>, pronunció el joven antrolobo y afereandode a las rocas logró llegar a la entrada de lo que era la gruta. La tormenta de arena parecía haber sucumbido por completo, pero el frío que había mermaba en parte las ganas de acercarse más a la entrada. Pero la curiosidad era algo notorio en el joven antrolobo. Se aproximó a la entrada y pudo ver lo poco y nada del desierto. Pero hubo algo, o alguien que llamó la atención del joven antrolobo. Dos figuras con capuchas en el desierto, en la lejanía se veían y al cruzar campos de visión, éstas corrieron. El joven antrolobo supo cuando las figuras sacaron sus armas que no querían dialogar, debía avisar a los demás que estaban en peligro. A paso rápido corrió hacia la caravana, pero no fue lo bastante rápido gracias al estado en el que estaba. Sintió que agarraron con fuerza su cola, lo que hizo al joven antrolobo emitir un aullido de dolor. Acto seguilo lo levantaron para sostener con fuerza sus brazos con una mano y tomar los pelos de su cabeza con la otra. Trataba de luchar, pero una daga que apuntaba su cuello lo paro en seco. <<Muévete un centímetro y tu cuello tendrá más agujeros que un queso.>> El joven antrolobo no tenía otra opción más que quedarse quieto y dejar que lo llevaran al interior de la cueva, en donde todos, con asombro y terror veían como el joven antrolobo terminó capturado, con una daga en el cuello. <<Atención todos. Os proponemos un intercambio equitativo. Su querido compañero antrolobo por nuestro jefe.>> <<¡No le hagan...!>>, pero el joven antrolobo no pudo terminar su frase sin que halaran su cola, provocándole un indeseable dolor. <<Si les interesa la vida de éste antrolobo me harán caso.>> El joven antrolobo se sentía más responsable que antes. Había bajado la guardia y ahora había puesto a sus compañeros entre la espada y la pared. Pero un milagro vino a la mano, y era que su amigo bangaa fon su hacha había llegado por sorpresa, dando un corte horizontal. Aunque fallo, le dio la ventaja que necesitaba el joven antrolobo. El tipo que lo sujetaba tomó al joven antrolobo del cuello. Aprovechando esto, el joven antrolobo mordió el brazo del encapuchado y en cuatro patas volvió a la caravana. El bangaa también aprovechó la conmoción para volver a la caravana y alisrarse para la lucha. El joven antrolobo aún seguía mal, pero al menos podría defenderse.
avatar
Brask Daeisk

Nivel : 12
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tormenta de Arena [Ixen]

Mensaje por Ixen Whedab el Sáb Ene 02, 2016 4:09 pm

Brask se levantó, ya estaba mucho más repuesto.
Podía caminar por si mismo
Bebió agua e Ixen lo observó por un rato.
El muchacho se había derrumbado, se sentía muy responable por todo, al parecer la pesadilla lo había afectado bastante.
Salió despues de aquello a tomar aire, Ixen tomó algo de sus raciones y comenzó a comer. El Bangaa se le acercó:
-
Paresse que a Brassk le pessa mucho algo en ssu conssciencia, no creess amigo? - el Caballero oscuro miró al bangaa y un incómodo silencio llenó el lugar. Luego de unos instantes Ixen le respondió.

-
Primero que todo, No Soy Tu Amigo.
Segundo, todos tenemos nuestros propios demonios interiores, lo que haga Brask con los suyos no es nuestro asunto.


Sonaba terriblemente desagradable y pesado, pero era la verdad, cada uno debía preocuparse. El silenció incómodo persistió por varios minutos, que parecieron horas, hasta que un ahullido de dolor se escuchó, era Brask, nadie más estaba despierto. Ixen miró al Bangaa color musgo y le indicó en el acto.
-
El Hacha.. - señalando el arma del muchacho.
El Bangaa comprendió en el acto y tomó el arma del chico y se acercaron a la entrada de la gruta., cuando escucharon una vos que no es era familiar a ninguno de los dos.
Atención todos. Os proponemos un intercambio equitativo. Su querido compañero antrolobo por nuestro jefe ¡No le hagan...! Intentó reclamar Brask, pero lo detuvieron halándole la cola. Si les interesa la vida de éste antrolobo me harán caso. Ixen sin mirar al Bangaa le dijo: Entreténlos, voy por el que buscan

Se dirigió entonces al interior del carromato sin esperar la respuesta del Bangaa, que irónicamente no fué a hablar y entretener a los sujetos, sinó que se escabuyó y logró hacer que liberaran a Brask.
Mientras Ixen subia a la carreta y despertaba al Nu mou.
-
Hay problemas. Dijo sin mediar otra palabra ni esperar respuesta, entró a la parte posterior del carromato y tomó al líder brúscamente de las amarras.

Cuando Brask y el Bangaa verde corrieton hacia el carromato los otros sujetos, los atacantes, se prepararon para seguirlos y asaltar el campamento.
Pero en ese momento el cuerpo del líder de los ladrones, a quien venían a buscar, voló desde la parte posterior de la carreta hasta el suelo ante los ojos de sus "rescatistas", seguido de una masa oscura de pelos negros y grises con la misma mala actitud de siempre. Cayó cerca del mismo y con su hoja negra apuntó el rostro del sujeto en cuestión.
-
Ni un paso más, o su lider quedará acá - uno de los sujetos sonrió, a penas fué distinguible, pero Ixen estaba atento a la postura de sus enemigos, y dió un paso al frente, provocando al Caballero oscuro. Ixen levantó su hoja y la clavó con fuerza hacia abajo. El Líder de la banda abrió los ojos, sólo para ver como la hoja negra del Antrolobo reflejaba su mirada, estaba clavada frente a su rostro, Ixen avanzó, sacó su escudo.

-
No vienen por él para salvarlo, vienen para eliminarlo.
Este bandido pagará en prisión y si devela algo sobre su cofradía de ladrones, que así sea.
- Los bandidos se pusieron en guardia y se prepararon, Ixen había develado sus verdaderas intenciones.

-
Éste es la presa de Brask Daeisk, yo Ixen Whedab, Caballero oscuro de Macalania, la protegeré

Lo único que esperaba era que sus compañeros estuviesen listos para ayudarlo, se le habían acabado las palabras y los enemgos se avalanzaban contra él como chaceles hambrientos.

Si sólo fuese él no habría problema, pero tenia que mantener vivo a un saco de papas en el suelo tras de si, sólo esperaba que la herida de su pierna no se abriera denuevo y le quitase mobilidad.
¿Donde diablos estaba Brask y el otro lagarto?
avatar
Ixen Whedab

Nivel : 11
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tormenta de Arena [Ixen]

Mensaje por Brask Daeisk el Sáb Ene 02, 2016 6:46 pm

El joven antrolobo estaba preparado para la lucha, pero cuando se enteró de las verdaderas intenciones de los asesinos que tenía enfrente empezó a cuestionarse el diferente actuar de su compañero antrolobo el traer a su objetivo. A pesar de estar débil, el antrolobo estaba preparado para cualquier cosa que pasara en ese minuto. En ese momento de frenesí, éste fue detenido por su amigo bangaa, muy bruscamente. <<¡¿Pero qué...?!>> <<Ven conmigo, tengo un plan para ayudar máss a Ixxen.>> Al joven antrolobo le dolía dejar solo a su amigo, pero si era para el bien de ambos, podían intentar. Vio como su amigo bangaa escalaba con cuidado una de las paredes y le dio una señal al joven antrolobo para que éste hiciera algo qud aún no entendía, pero al verlo cerca de una estalagmita gigante, el joben antrolobo figuró que debía hacer.

Sin más palabras, se posicionó al lado de su compañero antrolobo y dijo. <<Mantenlos ocupados en esa posición, tenemos un plan.>> El joven antrolobo a duras penas podía con el peso de su propia hacha, y ya llevándola en la mano lo hacía jadear. Aún así la tomó con firmeza, debían ganar tiempo, así que se posicionó cerca de los bandidos y comenzó a ondear su hacha en un círculo perfecto. Cada giro era un dolor, pero era la única manera de tener ocupado a uno de los bandidos. Confiaba de manera ciega en su amigo bangaa y que su plan resultara a la perfección, asi que luego de mantener distancias con el, comenzó a ponerse en guardia de combate y aprender de las estrategias del oponente. De los siete cortes que el hume dio con su sable, dos impactaron en menor grado en su pecho y brazo. A pesar de que unos pequeños hilillos de sangre corrían por su brazo y cuerpo, el joven antrolobo hacía el esfuerzo por levantarse y dar la pelea. Al final, el plan salía como estaba planeado.

Mientras el joven antrolobo evadía golpes, pudo escuchar un grito. <<¡Cuidado abajoooo!>>, fue lo que el joven antrolobo escucho y con una voltereta logró huir. Vio como la gran estalagmita cayó con fuerza y un grito desgarrador le hizo forzar la vista en esa nube de polvo. Vio como la gran estalagmita había perforado el pie del bandido, cortando un buen trozo de este. El joven antrolobo no pudo evitar el shock al ver esa escena, pero al menos se sentía aliviado por que todo había terminado, o al menos eso creía. Justo cuando fijó la vista en Ixen, uno de los bandidos oculto en la nube de polvo se preparaba para atacarlo, en ese instante el joven antrolobo recordó esa pesadilla. <<¡NOO!>>, dijo el joven antrolobo sin pensárselo dos veces y sin medir consecuencias. Logró llegar a tiempo a Ixen, recibiendo la estocada en lugar de el, la daga perforó con facilidad su zona abdominal ante todos los presentes. El joven antrolobo logró quitar con la fuerza que le quedaba la daga del bandido y tirarla lejos, mientras que su amigo bangaa empujó al bandido hacia una pared. El joven antrolobo empezaba a sentirse más somnoliento, el dolor hacía que sangre oscura brotara de su herida y boca. El joven antrolobo perdía fuerzas en sus piernas, lo cual provocó que inevitablemente cayera a la arena. Todos estaban desesperados, el jefe de la caravana, su amigo bangaa y también los demás reos de buena conducta. "Lo siento... Soako... yo quería... que nos viesemos por última vez", decía en su mente mientras cada minuto lo hacía sentir más débil.
avatar
Brask Daeisk

Nivel : 12
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tormenta de Arena [Ixen]

Mensaje por Ixen Whedab el Vie Ene 08, 2016 11:43 pm

La pelea había tomado un giro inesperado con las estrategias del Bangaa, uno de los enemigos había quedado fuera de combate, con la estalactita, el otro en cambio, usó el polvo que se levantó para emboscar a Ixen... pero Brask se había percatado de aquello y se interpuso en la estocada, quedando gravemente herido..
El sujeto comenzó a reír...
Cuando el polvo comenzó a disiparse, la imagen de Brask era chocante, se desangraba por el abdomen, estaba en muy malas condiciones, Ixen lo miró y no supo que hacer..

La sangre ennegracida del joven antrolobo caía a la arena filtrándose en ella y cada vez se nublaba más su visión.. Ixen saltó a su lado y lo tomó, sujetando su mano

-
Brask, Brask!.. mírame, quédate conmigo, MÍRAME!! - El joven líder del clan Daeisk miraba el techo, y sus ojos comenzaron a buscar algo inexistente.. mientras de sus labios pronunciaba suavemente
-
Soako.... soako.... soako Hasta que su mirada se fijó en un punto inexistente en el aire, y su pecho dejó de moverse...

El Enemigo había logrado llegar al líder y le había dado muerte.

Y comenzaba a emprender la retirada dejando a su compañero herido en el lugar.

Lentamente todo comenzó a tornarse oscuro, el Bangaa llegó al lado de Brask y vió a su amigo perderse en el infinito.
Ixen comenzó a sentir un palpitar, en su interior, luego en su entorno, podía escuchar muy fuerte el sonido de su propio palpitar.. comenzó a sentirse cada vez más enojado, hasta que el fulgor amarillo de su mirada cambió a un rojo intenso brillante y carmesí...

-
Ya estubo...

Le entregó el cuerpo de Brask al Bangaa y se levantó.. se acercó al bandido herido y le clavó su espada en la frente y lo dejó bien suheto al piso atravesando su craneo con la hoja de obsidiana.
Comenzó a correr, dejó su escudo de lado, comenzó a avanzar en cuatro patas para aumentar la velocidad.. y partió en busca del asesino de su compañero.

+18:
Corrió por tiempo indefinido, no sabe por cuanto, siguiendo las huellas.. hasta que dió con el asesino y se lanzó sobre él.. lo mordió fuertemente y comenzó a desgarrar sus ropas con furia apenas contenida...
cuando tenía a su enemigo muy herido se percató de que era una mujer, una bella mujer, luego de rasgar los ropajes de su pecho.

Más se enojó, cerró el puño, comenzó a golpearla en el rostro, una.. y otra, y otra y otra vez.. sus nudillos con sangre y la faz de la antes bella mujer hinchada con ematomas y cortes, con sangre en toda ella evidenció que estaba inconciente.. Ixen tomó su del cuello a la indefensa enemiga y hundió con fuerza su otra garra en la boca del estómago de la mujer, y desgarró carne, sangre y víceras...
había perdido el control por completo, la oscuridad que llevaba en su interior comenzó a salirle de los poros, y lentamente fué oscureciéndose más, hasta quedar desfigurado en una especie de bestia con injertos de sangre, huesos y sombra..
Rompió la caja torácica de su enemigo y ahí estaba aún su corazón palpitando muy debilmente.. sin pensarlo ni un segundo le dió un gran mordizco que lo desgarró casi por completo...
Sintió como la carne y la sangre bajaban por su garganta...
Pero aún no estaba satisfecho, tenían que pagar, todos tenían que pagar...

Volvió consumido en su miseria y oscuridad a paso lento y lánguido a la gruta donde todos estában.
Una vez llegado al lugar, estaban el Nu mou, los reos, los cadáberes del líder de la banda y del otro asesino que había ido por él... el Bangaa color musgo y en sus brazos, su a migo Brask, muerto...
El Bangaa hablaba con el Nu mou sobre la paga, y el mismo le decía que podría proporcionarles una pluma de fénix, a lo que el Bangaa aceptó en el acto... pero.. la pluma no surtió efecto, se deshizo en el aire, mientras Ixen entraba a la caverna, y Brask permanecía frío en los brazos del bangaa. Aquel nuevo amigo del joven Daeisk miró a Ixen y con los ojos llenos de lágrimas intentó decirle algo...

+18:
... pero sin pensarlo ni un segundo Ixen se lanzó contra él, mordiéndolo fuertemente en el cuello y comenzó a comérselo vivo, los gritos del Bangaa resonaron en toda la cueva y los reos, tanto como el Nu mou entraron en pánico y comenzaron a correr en todas direcciones, el bangaa entró en chock desppues de que Ixen roiera y lograse arrancarle el brazo izquierdo, hasta que logró hacerse tambien con el "corazón" o el órgano más similar de los bangaa a un corazón..
Luego saltó eufórico contra el Nu mou, los Reos, todos...
Despertó de su frenesí y estaba cubierto de sangre y víceras, con sus manos llenas de trozos de carne miró a su alrededor y era una carnicería una masacre.. no sabía que había pasado, tuvo miedo de si mismo, sus ojos se abrieron de par en par y se desorbitaron, sintió pasos a la entrada de la caverna.. y vió nuevos asesinos, no entendió por que pero le dió un hambre atróz.. sonrió desquisiadamente y se lanzó denuevo contra aquellos enemigos, mientras la oscuridad que volvia a rodearlo le daba alas, garras, huesos, sangre y un montón de apéndices adicionales para destruir todo lo que se le acercase..

Inspiró hondo y abrió lo ojos... estaba bajo tierra, sintió el sonido de la suave brisa entre los recovecos de la cueva, los reflejos del agua en el techo, sis ojos amarillentos miraron a un lado, allí vió durmiendo al Bangaa.. y más allá a Brask.. sus músculos staban tensos.. y sus puños cerrados con tanta fuerza que había logrado lastimarse las palmas con sus propias garras, sintió el dolor de su mandíbula estaba apretando los dientes con todas sus fuerzas... también un leve sabor a sangre... se alarmó, pero no quiso moverse, pues no sabía realmente que pasaba con él.

Tomó valor y se levantó lentamente, trató de no emitir ningún ruido y se acercó al lago, estaba sediento, bebió un poco y miró su reflejo en el agua y vió como la mitad de su rostro estaba cubierto en una especie de brea negra.. con un ojo completamente refulgiente rojo y trozos de hueso saliendo como esquirlas de su faz..

Con miedo de que fuese verdad lo que veía.. se levó las manos al rostro... tenía miedo de volver a mirarse en el reflejo del lago.. permaneció así por unos instantes que fueron interminables, estaba con su corazón palpitando al máximo... pero en silencio...
Observó nuevamente su reflejo y vió que era él mismo, miró hacia atrás y vió a sus compañeros ahí descansando, poco a poco comenzaban a filtrarse los primeros rayos del sol en la cueva... miró a Brask y este comenzaba a despertar, clavó su mirada en la de su congénere antrolobo y se preguntó si realmente podría con el demonio que llevaba dentro de si...

comenzó a cambiar el vendaje de su pierna, su herida con la presión ejercida por la tensión de sus músculos se había vuelto a abrir, si le preguntasen, sólo había tenido una noche agitada..

Realmente no sabía si aún estaba soñando o si realmente ya había despertado..
también se preguntaba si todos habrían tenido sueños extraños como él..
avatar
Ixen Whedab

Nivel : 11
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tormenta de Arena [Ixen]

Mensaje por Brask Daeisk el Sáb Ene 09, 2016 5:13 am

El joven antrolobo perdía aliento a cada momento, y todo se veía negro. Vio como su amigo antrolobo se aferraba a su mano y no la soltaba. "Soako, hermano... perdóname", decía en su mente el joven antrolobo antes de que su cuerpo cediera y se perdiese en un blanco cegante.

En esa instancia no podía moverse, pero si oir, escuchar y sentir. "Estoy... ¿Muerto?" pronunció en su mente, mientras el eco del lugar hacía resonar sus pensamientos una y otra vez. En la lejanía de la luz pudo ver una pequeña sombra, y entonces un brillo negro se apoderó de la vista del joven antrolobo. En la otra vida, pudo divisar dos siluetas, ambas siluetas hicieron que los ojos del joven antrolobo se llenaran de lágrimas. "Mamá... Papá..." Las palabras no podían salir de su boca, sus pensamientos hacían ese trabajo. Ahí, en frente del joven antrolobo estaban sus progenitores. No podía ver sus formas, pero si sus siluetas. "Querido hijo..." Dijo una silueta, con voz masculina "Ha pasado tanto tiempo" Dijo otra voz femenina. El joven antrolobo quería moverse y abrazar a sus progenitores, pero apenas podía moverse de la estancia en la que se encontraba. En esas siluetas sentía calidez, una calidez bastante dulce que el joven antrolobo recordaba desde hace mucho. "Me... Alegra volverlos a ver", dijo el joven antrolobo. Pensaba que por fin podía estar con ellos, pero no todo era tan bonito. "Querido hijo, tu no puedes estar aquí", dijo la matriarca. El joven antrolobo no entendía por qué lo decía, su propia madre le decía que no podía estar con él. "Mi pequeño cachorro, aún eres muy joven. No es el momento para estar aquí. Tu perteneces a la tierra de los vivos, no aquí." El joven antrolobo no quería separarse de ellos. "¡No, no quiero! No quiero... que se vuelvan a separar de mi. " El acto parecía más bien un berrinche, pero la matriarca sabía como calmar a su cachorro. "Hijo, ese tampoco es nuestro deseo, pero tampoco queremos verte muerto, a ninguno de los dos." Las sombras abrieron las fauces del anmuleto que tenía el joven antrolobo en su cuello, revelando una gema de color rojo sangre. "Siempre que lleves éste rubí del desierto contigo siempre estaremos ahí, cuidandote y protegiendote no importa qué. Ahora..." Pronto las siluetas comenzaron a alejarse, y el joven antrolobo empezó a sentir un cálido abrazo, como si la vida gentilmente hubiese querido volvef a él. "Siempre estaremos contigo, mi cachorro. Siempre." El joven antrolobo pronto empezó a reaccionar con más intensidad, hasta que pudo abrir los ojos.

En el instante en que abrió los ojos, una gota salada cayó a su boca. Vio a su amigo bangaa llorando a su frente y a medio mundo preocupado por él. Vio al Nu Mou con una esfera de cura en sus manos y entendió lo que sucedió. Al parecer estaba mejor, y tenía a medio mundo preocupado por él. <<Uff... ¿Ya te encuentras bien amigo Brask?>> Decía el Nu Mou, con una sonrisa en la cara, a lo que el joven antrolobo contestó con un movimiento de cabeza, indicando que sí. Le contaron que al recibir ese corte en el estómago pudo expulsar toda la sangre que se solidificó con los golpes que había recibido, de hecho, la curación dio mejores resultados, debido a que la herida interna aún seguía abierta y la magia llegó con mayor facilidad a ella. El joven antrolobo se levantó como si nada hubiese pasado, lo que puso a su amigo bangaa bastante preocupado, pero solo le sonrió y le dijo: <<Me siento mejor gracias a ustedes.>> Pero algo le extrañaba al joven antrolobo, y ese algo era que no podía divisar a su compañero antrolobo. <<Ehm... ¿Donde está Ixen?>> Todos señalaron al montículo de arena en el que estaba el antrolobo, recostado y en el que parecía tener pesadillas. <<Tiene la fiebre del dessierto. Aún con cura no podemoss hacser gran cossa.>> El joven antrolobo pensó que preocupar así a su compañero antrolobo le había causado eso y comenzó a sentirse mal por él. <<¿No podemos hacer nada?>> <<Podríamoss curarlo con un rubí del dessierto, pero...>> En ese preciso instante recordó la instancia en la que estaba y abfiendo las fauces de su collar, logró sacar un pequeño rubí color carmesí. <<¿Algo como esto?>> El joven antrolobo estaba preparado, y dejando la gema encima de el, esperaba que su compañero antrolobo se recuperase. Los demás reos libres harían guardia mientras el joven antrolobo y su amigo bangaa dormían, afirmando que era la compensación por evitar que los mataran a todos. Haciéndoles caso, ambos se tiraron a dormir, pero durmiendo comenzó algo extraño.

+18 Gore:

El joven antrolobo se encontró sin su cuerpo, pero podía ver lo que pasaba a su alrededor. "¿Donde estoy?" Se decía mientras miraba. Vio la caravana y al entrar, pudo ver algunas cosas. Se vio a él, tirado inerte en el suelo, a los miembros tratando de reaimarlo con una cola de fénix, sin éxito y a ixen, en la puerta de la caravana, cubierto de lo que parecía ser sangre, organos y algunos huesos. La escena para el joven antrolobo era traumatizante, pero eso no acabaría ahi. Cuando el antrolobo oscuro se acercó al grupo, mordió el cuello de su amigo bangaa, ante los ojos de todos. "No... ¡Nooo! ¡Ixen, detente!" Pero todo era inutil. El antrolobo oscuro había ya llegado al corazón de su amigo bangaa, tragandolo por completo. "¡No!" Hablar era inútil "No lo hagas" Cada frase solo hacía correr más sangre y órganos. "Por favor..." Pero más sangre era derramada. "Ya detente... " Todo era inútil
"¡IXEEEEEEEEEEEN!"


El joven antrolobo despertó con algo ya más claro. Tanto su compañero antrolobo como su amigo bangaa dormían. Pero al ver a su compañero antrolobo divisó que hacía pequeños rugidos y parecía luchar con alguien. El joven antrolobo se preguntaba si habían compartido sueños. Comenzó a desconfiar de su compañero antrolobo por un minuto, pero también era posible por la conversación que habían tenido antes de que también tenga problemas para controlar la ira. Pensaba en sacar el rubí, pero sería egoísta de su parte hacerlo. Simplemente lo dejó a su lado y se acostó en la arena y cerró los ojos, pretendiendo dormir, pero no perdiendo la vista en su compañero antrolobo.

Cuando vio que su compañero antrolobo despertó, pudo ver que había parecido despertar de una pesadilla. Se dirigió al lago por algo de agua. Podía ser la oportunidad perfecta para averiguar todo. <<Te veo despierto, me alegro.>> Dijo con una sonrisa y se lavó la cara en el lago. <<Vaya noche agitada la de ayer. Escapé de la muerte por pura suerte, y tu tuviste suerte de que tuviera un rubí del desierto conmigo. La fiebre casi te mata.>> El joven antrolobo guardó ese rubí en las fauces del su collar. Pero eso no era lo que quería hablar, sino que ahora debía ir al punto. Lo tomó del cuello con su brazo en señal de amistad y dijo <<No se si lo creas, pero compartimos sueños. Vi lo que hiciste y creeme que no me gustó. Escúchame, Ixen. Cuando estoy con un grupo, ese grupo se convierte en mi tribu, y a mi tribu la protejo con mi vida, tal como lo hice contigo.>> El joven antrolobo quería llegar al punto. <<A lo que voy es que, si te atreves a hacer de ese sueño la vida real y si tocas a alguien, te juro que lo próximo que corte en dos mi hacha será tu cuello. ¿Entendido?>> El joven antrolobo solto a su camarada y dijo: <<Me gustó nuestra charla>>, mientras iba a la caravana a buscar algo para comer y proseguir su viaje.
avatar
Brask Daeisk

Nivel : 12
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tormenta de Arena [Ixen]

Mensaje por Ixen Whedab el Dom Ene 24, 2016 4:46 pm

La noche había sido bastante extraña.
No sabía si aún estaba durmiendo o no..
Brask se levantó y tomó un pequeño Ruby de al lado donde había estado Ixen, y le comentó todo lo que había pasado..

Cuando Brask le habló de su concepto de tribu y su "cuasiamenaza" Ixen no reaccionó en lo absoluto, sabía que algo andaba mal... no con sus camaradas, sinó con él mismo.

Permaneció en silencio por largo rato, curando sus heridas y luego de aquello no cruzó palabras con ninguno de los viajeros.

El Nu mou se preparó para partir con toda la caravana, todos se prepararon incluso Ixen, y partieron, el camino se hizo pesado por el calor desgraciado.

Cuando alguien se acercaba a preguntarle algo, Ixen sólo le observaba, y respondía con suavidad.

-
No tengo nada que decir, lo siento.

El camino siguió silente, cualquiera podría notar que su actitud y ánimo había cambiado.

Y por fin, el terreno comenzaba a ser más seguro, sólido... estaban dejando el desierto, al fin...
Luego de una jornada tranquila y sin contratiempo alguno, luego de salir de la gruta de los sueños claro está, arrivarían a lo que parecía una gran ciudad capital.

La caravana comenzó a detenerse y cada uno de los contratados se acercó para recibir su paga, Ixen miró de reojo a sus espaldas, observó a Brask, le dedicó una sonrisa, se cubrió con su capucha y siguió al intetior de la ciudad, perdiendose en la multitud, permanecería en los suburbios con un bajo perfil, prefería estar en el anonimato, sin que nadie le viese con miedo al ser quien era, lamentablemente ese era un sueño que jamás podría cumplir.

Se perdió en el gentío.. su estómago rugió y buscó los pocos giles que le quedaban para pagar el cuchitril más descente que se permitiría con sus miserables ahorros.
avatar
Ixen Whedab

Nivel : 11
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tormenta de Arena [Ixen]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.