Final Fantasy, La era de la Luz
Bienvenido a Cetus,
El lugar donde se desenvuelve Final Fantasy: La era de la Luz.

Si deseas registrarte no olvides leer las reglas obligatorias en el subforo "Centro de Leyes" y luego crear tu personaje en el subforo "Ficha de Personaje" guiandote de la ficha modelo.

Que disfrutes tu estadia.
Afiliados Élite (32/40)
Hermanos (02/05)
Directorio (02/10)

© HARDROCK
Últimos temas
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón - Normal]
Lun Mayo 23, 2016 6:33 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Afiliación-normal]
Sáb Abr 23, 2016 6:52 pm por Invitado

» Accademia Di Cielo || Afiliación {Élite}
Sáb Abr 23, 2016 2:57 am por Invitado

» Hiccup Hofferson
Vie Abr 22, 2016 7:59 pm por Juez Alraheim

» Sailor Moon Crystal - Afiliación Élite -
Miér Abr 20, 2016 5:29 pm por Invitado

» Ficha de Adinal Sanát
Mar Abr 19, 2016 6:01 pm por Juez Alraheim

» Ritz Astori
Mar Abr 19, 2016 3:19 am por Juez Alraheim

» Escudo de Bronce, Cuerpo de Acero, Corazón de oro. [Libre]
Jue Abr 14, 2016 3:06 am por Juez Alraheim

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 11:47 pm por Invitado

» — Hopes and Dreams { Normal }
Lun Abr 04, 2016 10:48 pm por Invitado


Nada como una cerveza [Privado Brask Daeisk]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nada como una cerveza [Privado Brask Daeisk]

Mensaje por Kardak Brigar el Mar Dic 15, 2015 4:48 pm

Un día más se alzaba sobre el Puerto Balfonheim, donde pronto empezaron a haber diversos ruidos que indicaban el funcionamiento de los comercios, la gente tratando de conseguir las mejores ofertas, o quizás también la gente sencillamente disfrutando del lugar sin tener nada de que preocuparse. Ese ambiente; aunque agradable, no terminaba de encajarme a pesar de haber pasado ya cincuenta años después de la guerra. Todavía habían varios monstruos que trataban de causar estragos, pero los lugares actuales eran lo suficientemente seguros como para que se reuniera una gran cantidad de personas sin riesgo a ser atacadas, y podía ver muchas caras sonrientes que se notaba que disfrutaban de sus vidas. Sin embargo, yo estaba allí, sin ningún motivo claro más que el de seguir moviéndome en un intento de conseguir un motivo para mi existencia. Seguramente no fuesen pensamientos recurrentes en la mente del resto de personas, pero en la mía no paraba de resonar, no tenía ninguna aspiración a la que intentar alcanzar, ni tampoco nadie con quien hablar de esto de manera sincera.

El tiempo pasó, en el cual yo había hecho unas compras para poder llegar a seguir mis trabajos varios; la mayoría con la caza de monstruos que era lo único que verdaderamente sabía hasta la fecha, me dirigí hacia el bar la Sirena Escarlata, dispuesto a tomar algo de comer y beber. También de vez en cuando había peleas en la cantina, pero lo que verdaderamente atraía a la multitud era la bebida y que era un lugar donde la información corría como la marea, siempre habiendo información sobre trabajos que uno podía llegar a hacer para conseguir dinero. Sin embargo, de momento solo iba a ese lugar para poder llenar mi estómago con una buena comida y una bebida deliciosa, así que pasé a situarme en una de las mesas libres que había, dispuesto a esperar a que viniera una camarera con la que poder llegar a pedir lo que quería, sin ninguna prisa por el momento ya que podía dedicar esos momentos a mis pensamientos a pesar del ruido que existía en el lugar.
avatar
Kardak Brigar

Nivel : 1
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nada como una cerveza [Privado Brask Daeisk]

Mensaje por Brask Daeisk el Mar Dic 15, 2015 7:16 pm

El joven antrolobo había llegado a una ciudad amplia llamada "Puerto de Balfonheim". El aroma a mar, mercancía y pescado estimulaba los sentidos del joven antrolobo, quien no dudó en investigar sus procedencias. Visitó el puerto y vio el mar por primera vez en su vida, mas no se arrojó a el. El investigar y el bañarse dos veces al día eran cosas muy distintas, pero no dudaría en venir a nadar algún día. Vio el mercado central y vio fruta y pesacados nunca antes vistos, pero la fruta no era lo suyo y se conformaba con los salmones que podía cazar en cualquier río. La ciudad era fascinante, pero no le interesaba mucho de ella.

Un aroma que le hacía perder los sentidos pronto se apoderó de su atención. Vio un gran área con una puerta corrediza llamado: "La sirena escarlata". No sabía que significaba el título, pero entró olisqueando con curiosidad. Al entrar, vio a un antrolobo sentado en una de las mesas, unas personas peleandose y otras riendo y pasándolo bien. El antrolobo no entendía que sucedía y le urgía parar la pelea de un hachazo, pero su instinto le decía que los dejara en paz "No entiendo para nada éstos establecimientos... ¿Siempre es así?" Dijo mientras se dirigió a la barra, en búsqueda de ese olor que le hacía perder los sentidos.

El joven lobo se sentó en la barra, diciendo. <<He sentido un raro aroma que me hacía perder los sentidos. ¿Que es?>> El tabernero lo quedó mirando con una cara de extrañado... <<¿Que edad tienes, chico?>> El joven antrolobo estaba más extrañado con la pregunta de tabernero, pero se limitó a contestar. <<Ochenta años, señor.>> El tabernero parecía saber las edades de las razas, puesto que no dejaba a nadie que fuese menor de edad beber alcohol. Ochenta años son veinte años en apariencia para un antrolobo, lo que extrañó en parte al tabernero. <<Pues pareces un niño. Deberías al menos saber que el el alcohol... o una cerveza.>> El tabernero suspiró, como si hubiese metido la pata. <<Lo siento chico, es que no sirvo bebidas alcohólicas a menores de edad...>> El joven antrolobo comenzaba a entender que por su manera de hablar, lo habían confundido con un infante. Eso no le ofendió, solo le parecía raro. <<Oh, lo siento. He estado tanto tiempo en el asentamiento de mi tribu que nunca había salido al mundo real, debí haberlo confundido.>> El tabernero le sonrió y dijo: <<No importa, chico. Si quieres algo, solo pídelo. Te puedo dar un vaso de cincuenta guiles, el alcohol es muy adictivo y no querrás beber más de la cuenta>> Dijo el tabernero quien se volteó a buscar un pequeño vaso mientras el joven antrolobo revisaba su pequeña bolsa. Habían ahí doscientos guiles, los cuales depositó en la mesa. <<Gracias. ¿Tienen comidas por menos de ciento cincuenta guiles?>> El tabernero le sonrío y le dijo: <<Veo que te traigo>>, mientras tomaba los guiles y dejaba un pequeño vaso con un líquido amarillento.
avatar
Brask Daeisk

Nivel : 12
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nada como una cerveza [Privado Brask Daeisk]

Mensaje por Kardak Brigar el Mar Dic 15, 2015 11:36 pm

Mientras esperaba un poco a ver si recibía la atención de la camarera que se encargaba de las mesas, pronto vi como la puerta se abría, precediendo a uno de mi misma raza, bien formado con buenos músculos, aunque por su aspecto se podía notar que era alguien bastante joven entre los de nuestra raza, y encima parecía ser nuevo totalmente en este tipo de lugares. Encima, lo primero que hizo fue acercarse a la barra, y preguntar precisamente por la sustancia para primerizos más peligrosa de todas, que era el alcohol. Al menos el dueño se encargó de advertirle, pero no era precisamente suficiente, necesitaría intervenir yo para evitar que ese chico acabara hecho un borrachuzo, y no quería ni pensar en las posibilidades que le traerían las acciones que hiciera cuando estuviera borracho.

Suspiré, levantándome de la mesa para acercarme a la barra, dispuesto a pedir mis cosas, y de paso pasar a entablar conversación con el antrolobo que acababa de entrar, en el cual ya tenía delante un vaso pequeño. Era una buena manera de controlar al antrolobo; aunque también era otra de la que le incitaba a gastar mas dinero en los vasos. - Sírvame lo de siempre. - Dije sencillamente, sentándome en la barra dispuesto a tomar una buena comida, mientras echaba un ojo sobre el antrolobo que ahora tenía a mi lado. Tendría que advertirle de la forma correcta de empezar a beber, sobre todo para evitar que se cogiera la cogorza de inmediato, aunque era dificil de cogerla con solo un vaso así de pequeño, pero más valía prevenir que curar, o en este caso tratar de evitar que hiciera tonterías como el resto de los presentes luchando entre ellos.

- Chico, si es tu primera vez en esto, no te lo tomes de un trago, a menos que quieras marearte de inmediato. - Dije sencillamente, mirándole de reojo mientras veía como me dejaba una jarra de cerveza, ampliamente mayor que el vaso que tenía el antrolobo a quien le había dado el consejo. Suspiré, mientras pasaba a coger la jarra y daba un trago, sintiendo como el refrescor del líquido en mi garganta, junto con el sabor característico que a mi me sabía bien, aunque seguramente fuese algo fuerte para el chico, al menos al principio. Solo esperaba que fuera lo suficientemente listo para que aceptara mi consejo, sobre todo porque no me apetecía nada tener que tratar de evitar que hiciera tonterías precisamente debido al alcohol, y menos si usaba esa hacha que portaba para ello.
avatar
Kardak Brigar

Nivel : 1
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nada como una cerveza [Privado Brask Daeisk]

Mensaje por Brask Daeisk el Miér Dic 16, 2015 5:54 pm

El joven antrolobo veía de reojo el vaso entregado por el tabernero y se decidió a beberlo todo de un trago, hasta que olfateó una presencia acercándose. Era el antrolobo que habia visto en la mesa contigua. A el joven antrolobo le gustaba la compañía, y más si era de su misma raza, ya que podía aprender más del mundo exterior por alguien que ya lo había vivido ese tipo de experiencias. El antrolobo parecía tener su orden hecha y el tabernero se retiró a buscarla. El antrolobo le hizo una advertencia, que no tomara todo de un solo sorbo, ya que podría marearse... "¿Marearme? ¿Ésta cosa... marea?" Pensaba, pero el joven antrolobo decidió hacerle caso y tomó un pequeño sorbo. El trago era algo parecido a una bebida ancestral en su aldea, el "samk ikanoddk", conocido por el lenguaje común como "jugo de colmillo", solo que menos amargo y no daba un cansancio a los músculos al ingerirse inmediatamente. <<Gracias por la advertencia, camarada.>> Dijo, mientras el tabernero traía una jarra del brebaje para el antrolobo y un pequeño sándwich de pescado y cosas varias para el joven antrolobo.

El hambre era evidente en el joven antrolobo. La vida fuera de su aldea era más dura de lo que imaginaba. Por lo usual, entre más presas caza uno, más es lo que come. Y todo lo recolectado se reparte entre todos. Fuera de éste es distinto... aquí necesitas dinero para subsistir, y eso si te alcanza para comer... sin mencionar que los viajes son peligrosos... pero eso precisamente era lo que encendía la llama de la aventura en el joven antrolobo. <<Por cierto, mi nombre es Brask Daeisk, lider de la tribu Daeisk.>> Dijo el antrolobo mientras mordía un poco de el sándwich que el tabernero le había preparado. El pescado de aquí era casi idéntico al salmón, solo que parecía ser menos rojo y acentuar un poco el sabor frito de éste mismo. El joven antrolobo decidió voltearse para ver si ambos individuos seguían peleando y parecía que no, ahora estaban tomados del hombro, sonreían y cantaban una canción. Si antes el joven antrolobo estaba extrañado, ahora estaba confundido. <<Ehm... ¿Me puedes explicar que pasó ahí? No entiendo... antes estaban peleandose y ahora parece como si nada hubiese pasado...>> El joven antrolobo no entendía por completo el lugar, y cada vez estaba mas confundido.
avatar
Brask Daeisk

Nivel : 12
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nada como una cerveza [Privado Brask Daeisk]

Mensaje por Kardak Brigar el Miér Dic 16, 2015 8:39 pm

Aquel antrolobo al menos pasó a hacerme caso en mi consejo, pasando en vez de dar un trago directo, un sorbo que seguramente le daría un primer contacto con aquella bebida sin pasarse demasiado. Luego de que él bebiera, pasó a coger la comida que le había traido el tabernero, mientras yo pasaba a coger la jarra de cerveza a la cual le dí un buen trago, escuchando las palabras de aquel joven, que me provocó que levantara una ceja ante las palabras que dijo, diciendo que era un líder de su tribu... ¿Si era líder de su tribu, por qué estaba en este lugar? Si era por expandir sus horizontes antes de tomar totalmente el mando, entonces era algo bastante loable y respetable, pero igualmente esa falta natural de conocimientos me daba que pensar directamente una cosa muy clara que seguramente todo el mundo pensase nada mas conocerlo, y lamentablemente no era precisamente algo bueno lo que uno pensaba.

- "A este tipo le timan rápido..." - Pensé para mis adentros mientras terminaba el trago de la cerveza, dejándo la jarra en la barra mientras echaba el aire por mi boca. Ese lícor siempre estaba de vicio, aunque ahora tenía mi mente en otras cosas, como en tratar de evitar que estafaran rápidamente a aquel joven con cualquier idiotez que a uno se le ocurriese. No sabía por qué actuaba así, quizás era algo inscrito en mi naturaleza el tratar de cuidar a los más jóvenes de evitar que cometieran errores que se podían solucionar con un consejo o dos, así que tendría que aprovechar por el momento para explicárselo todo sin problema alguno, igualmente me servía para despejar la mente de cualquier otro pensamiento nocivo que se me pasara por la mente, así que podía decirse que era un quid procuo en estos casos, por lo que podía entretenerme un buen rato en vez de estar en completa soledad en ese local.

- Mi nombre es Kardak Brigar, podría ser lo que se dice un veterano de la guerra oscura. En cuanto a esos hombres, es lo que se dice estar borracho. Te emborrachas cuando bebes demasiado de esta bebida. Hay varios tipos, el primero son los violentos que se dedican a pelearse, luego estan los que entran en un estado de euforia desmedida, luego los depresivos entre otros tipos más. Lo que todos tienen en común es que si te pasas, no controlas tus propias acciones y puedes hacer cosas que no recuerdas y te arrepientas luego. - Dije seriamente, mientras me giraba un poco para hablar con él más cómodamente, para después ver como el tabernero dejaba la comida que solía pedir en mi parte de la barra, pasando a cogerlo y meterme un buen pedazo en la boca, disfrutando un poco el sabor. Luego de masticar y tragar, decidí pasar a preguntar un poco a ver que me respondía. - ¿Qué es lo que te trae a este lugar? Si puedo saberlo. - Dije sencillamente, dando otro trago a la cerveza sin problemas, ya que mi organismo se había adaptado un tanto a esa sustancia y podía aguantarla sin muchos problemas, aunque no fuera precisamente bueno para mi salud si pasaba de la tercera o cuarta jarra seguida sin dejar que pasara algo de tiempo.
avatar
Kardak Brigar

Nivel : 1
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nada como una cerveza [Privado Brask Daeisk]

Mensaje por Brask Daeisk el Jue Dic 17, 2015 10:34 pm

El joven antrolobo había tomado el término "borracho" como una útil experiencia a fututo. Parecía que el alcohol era un arma potente si podías hacer que el enemigo la bebiese, pero eso no era el punto. El joven antrolobo se moderaría con esa bebida y no tomaría más de la cuenta. El lobo que estaba a su lado le preguntó sobre sus motivos en Balfonheim, a lo que el lobo contestó: <<Sólo vine a cumplir el último deseo de mis padres por ellos, y era ver el oceano. Pero ésta ciudad es tan distinta a Solde Ruetha que decidí verla más a fondo>>, dijo el joven antrolobo mientras daba otro mordisco al sándwich que tenía en frente suyo. No sabía el por qué el lobo que tenía a su lado le estaba dando tantos consejos, pero el joven antrolobo lo apreciaba bastante.

Pasaron unos minutos y el joven antrolobo aún tenía hambre. Se había acabado de comer el sándwich, y había dejado la "cerveza", ya que no quería estar borracho. En unos instantes, sintió a alguien entrar al bar y sentarse en la barra, frente al joven antrolobo. Miró hacía al lado y al verlo, supo quien era. El joven antrolobo soltó una sonrisa, puesto que ya se habían conocido anteriormente. <<Buenass, podría darme... ¡¿BRASSK?!>> Al verlo, el sujeto, un bangaa de color musgo cayó al suelo, algo aterrado. <<¿Sota? No soy un fantasma>>, dijo el joven antrolobo, ofreciéndole una mano al bangaa. Éste la tomó rápido para incorporarse y sentarse en la barra. <<Lo sé...>>, contestó el bangaa. <<Ha passado tiempo dessde que noss vimoss, doss ssemanass es mucho... ¿No es assí?>>, el joven antrolobo pensaba que sí, habían sido dos largas semanas desde que se vieron en esa carroza, y ahora están aqui. <<Sí, dos semanas es mucho...>> En ese instante, el estómago del joven antrolobo empezaba a rugir, el pequeño sándwich no había bastado para saciar el hambre del joven antrolobo. <<H-hey, Brassk, ssi quieress te invito algo de comida.>> Los ojos del joven antrolobo se iluminaron por completo. <<¿Hablas en serio?>> En su silla, la cola del joven antrolobo se movía de lado a lado. <<Ssí, desspuéss de todo, noss ssalvasste de una buena ahí, ess lo menoss que puedo hacer.>> El joven antrolobo estaba contento, podría comer algo que llenara más su estómago. El joven antrolobo se volteó al lobo y pensó en presentarlos. Después de todo, pensó que sería bueno que se conocieran. <<Oh, sí. El es Sota. Nos conocimos en una misión.>> Dijo mientras hacía la vista hacia el bangaa para que ambos tuviesen contacto visual.
avatar
Brask Daeisk

Nivel : 12
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nada como una cerveza [Privado Brask Daeisk]

Mensaje por Kardak Brigar el Mar Ene 05, 2016 11:02 am

Al parecer había metido miedo con la parte de los borrachos, ya que el antrolobo con el que estaba dialogando precisamente no tocó su bebida en ningún momento. Luego, pasó a responder mi pregunta de qué le había llevado a este lugar, siendo que era cumplir una de las últimas voluntades de sus padres, que era ver el océano. Suspiré, dando un trago extra a la cerveza mientras escuchaba. No me gustaba hablar de familia precisamente, fue por culpa de su muerte que entré en un ritmo frenético que acabó con lo que tenía en la actualidad, en una racha de furia frenética. - Eso es bueno. Cuanto mas viajes, mas abierta será tu mente. Aparte, la cerveza no emborracha con algo tan pequeño. Tendrías que tomarte varias antes de estar borracho. - Dije, aclarándole ese punto para que tomara su cerveza y la probase igualmente. Yo ya había desarrollado una cierta resistencia al alcohol, siendo uno de los pocos placeres que tenía por el momento dado que no tenía más objetivos que el de vivir un poco más, y si podía hacer algo más que hacer eso, pues iba a hacerlo ya que no es que tuviera mucho más que hacer.

Sin embargo, ví como se acercó un bangaa que pasó a reconocer a Brask, pero de una manera poco habitual cuanto menos, ya que había actuado como si hubiera visto precisamente a un fantasma, o de alguien que había hecho algo malo y que Brask era la persona que menos queria ver referente a eso. Permanecí en silencio, ya que no era cuestion mía en meterme en eso, pero parecía ser que Brask definitivamente era alguien a quien se le podía timar rápido, debido a que lo estaba tratando con total normalidad, así que también podía darse el caso de que lo que el bangaa hubiera hecho, Brask no se había enterado de nada. Suspiré, pasando a escuchar como Brask me presentaba al bangaa. - Soy Kardak Brigar. ¿En qué misión estuvisteis? Quisiera saberlo. - Dije, esperando que Brask al menos empezara a soltar todo lo relacionado con esa misión. Si al menos Brask no se daba cuenta, tendría que irle enseñando a ver cuando alguien te estaba precisamente timando a más no poder. Parecía duro de pelar en batallas, pero dudaba mucho que pudiera hacerle frente con normalidad a las partes que requiere el uso del diálogo más que de un hacha.
avatar
Kardak Brigar

Nivel : 1
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nada como una cerveza [Privado Brask Daeisk]

Mensaje por Brask Daeisk el Miér Ene 06, 2016 2:35 am

El joven antrolobo se veía feliz de encontrarse con su viejo amigo bangaa, pero él no se veía nada contento. De hecho, parecía que la sola presencia del joven antrolobo le hacía sentir mal por dentro. El lobo no dejaba de ver raro a su amigo bangaa, y eso le causaba extrañeza al joven antrolobo. Al final, preguntó por esa misión que habían tenido en el desierto y el joven antrolobo estaba feliz por contarle cada detalle de lo que sucedió. <<Bueno... Ehm... ¿Por donde empiezo?>> En cuestión de momentos el joven antrolobo habló de todo en esa misión. De la estupidez de ir poco preparado en una tormenta de arena, de haberse encontrado con su compañero antrolobo, de los reos que quedaron a su cuidado, y de toda la travesía que habían tenido. El joven antrolobo era bastante bueno resumiendo, por lo que no tardó mucho en ponerlo al corriente de esa misión. <<... a lo que quiero llegar es que, de no ser por él y Sota, posiblemente no esté aquí...>>, dijo el joven antrolobo mientras vio a su frente un enorme plato de carne en su mesa. Sin dudarlo lo tomó con las manos y comenzó a saborear cada bocado de ese filete que tenía en las manos. El joven antrolobo no tenía muchos modales, debido a que se crió en una tribu, así que todos los presentes comenzaron a mirar los pocos modales que el joven antrolobo expresaba. <<Brassk, para algo existen los tenedores>> <<¿Tenedores?>> El joven antrolobo no entendía muy bien, pero cuando el tabernero le dio una cara de pocos amigos, el joven antrolobo entendió que algo estaba haciendo mal, bajando las orejas y tomando los cubiertos.

Mientras el joven antrolobo trataba de acostumbrar sus zarpas a los cubiertos, le picó la curiosidad de por qué estaba su amigo bangaa en Balfonheim. <<Sota. ¿También viniste a ver el mar?>> El bangaa comió un poco de su plato, contestando: <<Me gustaría que hubiese sido eso, pero no.>> El interés del joven antrolobo aumentaba cada vez más. <<Verás, después de que nos dejaran en Solde Ruetha, decidimos hacer un grupo de mercenarios. Aceptar las misiones y redimir nuedtros actos a través de las buenas acciones.>> El joven antrolobo asociaba la palabra "mercenario" con la palabra "bandido" o "asesino", pero si su misión en Parcelythe le había enseñado algo era a no juzgar a las personas de manera radical por lo que fueron, sino por lo que son. <<Hey, si quieres te ayudo. ¿De qué se trata?>> Para el joven antrolobo, pagarle por lo de la caravana era una meta que no podía dejar pasar.
avatar
Brask Daeisk

Nivel : 12
Raza : Antrolobo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nada como una cerveza [Privado Brask Daeisk]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.