Final Fantasy, La era de la Luz
Bienvenido a Cetus,
El lugar donde se desenvuelve Final Fantasy: La era de la Luz.

Si deseas registrarte no olvides leer las reglas obligatorias en el subforo "Centro de Leyes" y luego crear tu personaje en el subforo "Ficha de Personaje" guiandote de la ficha modelo.

Que disfrutes tu estadia.
Afiliados Élite (32/40)
Hermanos (02/05)
Directorio (02/10)

© HARDROCK
Últimos temas
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón - Normal]
Lun Mayo 23, 2016 6:33 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Afiliación-normal]
Sáb Abr 23, 2016 6:52 pm por Invitado

» Accademia Di Cielo || Afiliación {Élite}
Sáb Abr 23, 2016 2:57 am por Invitado

» Hiccup Hofferson
Vie Abr 22, 2016 7:59 pm por Juez Alraheim

» Sailor Moon Crystal - Afiliación Élite -
Miér Abr 20, 2016 5:29 pm por Invitado

» Ficha de Adinal Sanát
Mar Abr 19, 2016 6:01 pm por Juez Alraheim

» Ritz Astori
Mar Abr 19, 2016 3:19 am por Juez Alraheim

» Escudo de Bronce, Cuerpo de Acero, Corazón de oro. [Libre]
Jue Abr 14, 2016 3:06 am por Juez Alraheim

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 11:47 pm por Invitado

» — Hopes and Dreams { Normal }
Lun Abr 04, 2016 10:48 pm por Invitado


La indiferencia a los caidos [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Solk el Sáb Dic 26, 2015 6:26 am

Equipamiento:
Pistolas: Altair

Habilidades:
•Pyrotekniss: (1 Enemigo) Solo Pistolas.
  Infrinje daños mínimos de elemento fuego. [2veces]
•Tiro Tiniebla: (1 Enemigo) Solo Pistolas.
  Infrinje daños mínimos + "Ceguera". [1vez]

Spoiler:
Todo el que quiera entrar a este tema es libre, sin ningun problema :D

-Arrggh. Por aquí debe haber algo –Rabio el chico mientras caminaba por el desierto

-El desierto de Parcelythe. Muy raro lugar por el cual andar, no todos se atreven a aventurarse a excepción de aquellos los nómadas, o los mismos vivientes locales que viven cerca de los oasis los cuales no tienen más opción que salir en algún momento. Un lugar no muy turístico para la gente, pero interesante para aventurarse si de búsquedas especificas se trataba. Desde grandes joyas a muchos viajeros muertos se han encontrados acogidas por estas arenas del desierto. Implacable cuanto menos, sin piedad alguna incluso a los más queridos. Y aquellos que nacen en estos desafortunadas tierras, solo un milagro los salvaría

-Tal caso fue Solk. Antiguo nómada que se encargaba de robarle objetos a los locales cuando, como a los mismos visitantes era más joven. Ahora vive tranquilo en Ashal con la pequeña riqueza que se hizo gracias a sus objetos robados hace tiempo. Pero el caso de estar más tranquilo ahora no quitaba el hecho de que situacionalmente sus impulsos de “aventurero” o de robos como le dicen otros lo dominen. Ahora se concentra más en la búsqueda de objetos perdidos cuando estos impulsos se le manifiestan, ya que claramente si regresa a sus antiguas andanzas es claro que este podría ser atrapado por los guardias de Ashal en el peor de los casos, algo de lo cual no se quería arriesgar a estas alturas

-Llevando ropa ligera, un pantalón largo, sin camisa, y su cara cubierta completamente por lo que parece ser una bufanda a excepción de sus ojos, todo para impedir un poco la fuerza del sol. Por muy veterano que uno fuera en estas tierras nunca se está preparado para poder soportar tan implacable paramo solitario, y solo acompañado con sus pistolas colgando a su cintura para defenderse era claro que solo llevando eso no sería una presa muy difícil para capturar por parte de las bestias que habitaban estas tierras

-Bebiendo agua de su pequeña cantimplora de vez en cuando era su único método de sustentación actual. El simple hecho de ponerse a buscar reliquias por estos paramos era simplemente una estupidez. Mas para el rubio chico, indefenso, esto era como un regreso de su infancia, el escapar de bestias, encontrar objetos perdidos y robar a los visitantes definitivamente fueron los caminos en los que se encuentra ahora, y sin disimulo alguno este no se arrepentía de seguir adelante los mismos caminos. Aunque ahora no estaba acompañado por los nómadas. Ahora era el propio errante, arrogante, sin escrúpulo alguno, el cual se ganó su nombre y puesto a base otros

-Siguiendo su búsqueda mientras vagaba en los circunstanciales caminos su mente, era claro que tarde o temprano encontraría algo

-Veamos esto… -Se dijo a si mismo para luego arrodillarse en la arena

-Al retirar un poco la arena frente a el encuentra unas piezas de armadura, desgastadas, ya de hace un tiempo en este lugar, pero sin cadáver alguno, piezas destrozadas de placa fuerte

-Seguramente fue un caballero o algo así. Pobre idiota, seguramente algo se lo comió y desecharon el metal –Menciono el rubio mientras revisaba esas piezas de armadura

-Probablemente de los tiempos de la guerra tales piezas, pero imposible de confirmar para el chico. Al estar tan desechados, al chico no le son de utilidad ni siquiera para vender, pero decide guardarlos

-Puede que lo ponga de adorno en mi casa, igual creo que ya no será utilizable por nadie –Se afirma a si mismo

-Era claro que estas expediciones mostraban las historias de los caídos, espeluznante, dolorosas y tristes a la vez. Indiferentes a pesar de todo para el chico, ya que claramente no tenía que ver con ellos. Por lo que simplemente se dispone a seguir adelante, como un caminante sin rumbo esperando encontrar algo más en su camino antes de regresar de nuevo a Ashal

Solk

Nivel : 9
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Luna Lietti el Sáb Dic 26, 2015 7:09 pm

EQUIPO Y ESFERAS:
Arma

Cerezo Rojo (Elm. Fuego)

Esferas

Piro [2 x turno]
Hielo [2 x turno]
Electro [2 x turno]
Hydros [1 x turno]

Había tomado una carreta desde Solde Ruetha hasta Ashal, llevábamos días viajando y ya nos habíamos internado en el desierto de Parcelythe para llegar en otro par de días a Ashal. El viaje era algo caluroso e insoportable, pero era la única manera de llegar hasta allá. En la carta éramos 5 personas en total, dos conductores y 3 viajeros incluyéndome. Los conductores eran un Hume y un Bangaa y los dos acompañantes de viaje eran un hume y una viera, con esta última era con la que más hablaba, pues al igual que yo era una maga negra.

- Es increíble que hayas entrado a la escuela de magos en Mysidia. – dijo asombrada. – Lo intenté, pero no pude, luego de aquello me dediqué a viajar por Cetus en busca de experiencia.
- Es a lo que me dedico ahora. – respondí con una sonrisa. La carreta aumento la velocidad y vi como el hume que iba manejando despertaba a su amigo Bangaa que estaba dormido junto a nosotros.
- Saca el arco. – dijo. El Hume que viajaba con nosotros se asomó por la carreta y nos pidió que nos quedáramos agachadas y sacó su espada, al parecer era un espadachín.
- No se preocupen, no pasará nada. – nos dijo para tranquilizarnos, pero no entendía lo que ocurría.
- ¿Qué es lo que pasa? – preguntó la viera.
- Son bandidos, vienen por la mercancía. – dijo el Bangaa que se encontraba apuntando con el arco. Levanté la cabeza y pude divisar cinco chocobos corriendo detrás de la carreta y a sus jinetes respectivamente.
- ¡Agáchense! – gritó el espadachín hume y cayó sobre nosotras. Sentí una explosión y mi cuerpo girar por la carreta, sentía la mano de la viera apretando la mía fuertemente. Sentía mi cuerpo pesado y el suelo caliente, cuando abrí los ojos vi que estaba tirada en la arena, miré sobre mi hombro y vi el cuerpo sin vida del espadachín que nos protegió. Volteé mi mirada hacia la viera, quien estaba a metros de mí, pero su mano aún estaba en la mía. Sin más di un grito y el Bangaa de la carreta me tapó la boca.
- Huye de aquí, nosotros los distraeremos, solo vete. – Dijo pasándome una bolsa. – Debes llegar a Ashal y entregársela a un hombre apodado el dragón de arena, serás recompensada. Ahora vete. – Me tomó de la cintura y me subió al chocobo, golpeó su parte trasera y este corrió por el desierto.

Habían pasado horas y me encontraba aun vagando por aquel desierto, tenía mucha sed, pero en la explosión se perdió todo. Miré hacia el horizonte y solo podía ver más y más arena. No sabía si me seguían o si el Bangaa con el hume habían podido con ellos. El chocobo cayó al suelo y yo con él, la arena caliente quemaba y me paré de inmediato, el chocobo no podía seguir. Caminé y caminé y pude divisar a alguien en el camino, al igual que gritos detrás de mí, al voltearme, venían 3 chocobos a todas prisa, comencé a correr con dificultad y a pedir ayuda.

- ¡POR FAVOR, AYÚDAME! -


Última edición por Luna Lietti el Mar Dic 29, 2015 2:53 am, editado 2 veces

Luna Lietti

Nivel : 18
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Solk el Lun Dic 28, 2015 12:32 am

-Definitivamente la situación en la que se mostraba el rubio era bastante extraña. Su indiferencia ante los recuerdos era simplemente despreciable. Su mente lo combatía con ese sentimiento,  ya que no era solo con estos objetos, sino incluso con las personas que no tuvieran que ver el, simplemente le parecían a todos dispensables mientras que este no se viera afectado. Más por ahora esto no le ha afectado, por lo que tampoco se muestra razón para hacer cambios en su vida

-Mientras diluía toda forma de ser mientras buscaba objetos, este se ve repentinamente distraído por unas nubes de polvo alzándose a lo lejos, hacia su dirección. Este tratando de descubrir cual era causando de tal efecto, podía notar tres chocobos alineados corriendo a gran velocidad tras una chica, toda cansada y desorientada tratando de escapar de aquellos hombres

-¿Pero qué está pasando? –Fue lo primero que le vino a la mente al ver la situación

-Repentinamente oye un grito lejano proveniente de la chica pidiendo ayuda. Claramente ese grito iba dirigido al rubio, ya que era obvio que no había nadie mas cerca

-Bueno, por lo menos hare esto para usar un poco mis armas en este lugar –Se dijo a si mismo tratando de autoafirmarse

-El chico toma su pistola con su diestra y repentinamente comienza a correr en dirección a la chica y los chocobos. Rápidamente este pasa por un lado de la chica y toma dirección a sus perseguidores, toma un gran impulso para saltar a una distancia mayor a la altura de los chocobos, para así caer encima de uno y tirar a la arena a uno de los hombres, específicamente al que estaba en el centro de los tres, para rápidamente apuntar al de su derecha y apretar el gatillo, así impactando en la bala al bandido, provocando que este cayera instantáneamente al suelo. Finalmente hace lo mismo con el de su izquierda, provocando dos muertes instantáneas más para el desierto. Detiene a al chocobo al que estaba montado y baja de él, camina hacia el tercer hombre que había caído a la arena en un comienzo, aun algo adolorido por el golpe de caída. El rubio se acerca para apuntar su arma a la cabeza y así provocarle una muerte instantánea con un tiro en la cabeza

-No pueden ser tan descuidados al correr así por el desierto –Dijo el hombre al cadáver frente a el

-Este luego voltea para ver a la chica y comenzar a caminar hacia ella. Al acercarse puede detallar, a la pelirosa chica, claramente no era de estas tierras con solo notar sus vestimentas y la forma que se le podía ver la cara de desorientada

-Toma esto –Menciona el chico mientras la lanza su cantimplora con agua

-Esperaba que la chica tomara un poco de agua para que regulara lo suficiente su cuerpo y no fuera desmayada en medio del desierto. Y también le crecía la curiosidad sobre que hacia escapando a pie en medio del desierto

-Es un milagro que estés viva chica –Menciona el chico finalmente

Solk

Nivel : 9
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Luna Lietti el Lun Dic 28, 2015 3:29 am

El chico que había visto metros adelante corrió hacia mí y se deshizo de mis perseguidores en un parpadeo. Pude verlos muertos, tirados en la arena, mi rostro lo decía todo, era una escena aterradora. Entendía por qué los mato, pero no podía dejar de pensar en ellos, pues eran personas, como él y como yo.

- Muchas gracias. – dije mientras recibía la cantimplora y bebía agua. – Esos bandidos asaltaron la carreta en donde iba y mataron a todos. – dije mientras sostenía mi brazo, justo en el mismo lugar en donde había tenido la mano despojada del cuerpo de la viera que estaba acompañándome en el viaje. – definitivamente es un milagro. – agregué. – Necesito llegar a la ciudad de Ashal, me vería allí con unos amigos. – mentí. – solo quiero llegar bien para dejar lo sucedido atrás. – Solo quería entregar el botín e irme, lo había aceptado solo porque aquellos hombres habían salvado mi vida. – Por cierto, soy Luna, ¿cuál es el nombre del hombre que me ha salvado? – Si bien lo había hecho, su mirada y todo él me colocaban los pelos de punta, tenía un mal presentimiento de todo esto.

Luna Lietti

Nivel : 18
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Solk el Lun Dic 28, 2015 6:00 am

-Situaciones complicadas o enrevesadas había visto anteriormente el rubio. Pero definitivamente nada como esto que acabo de acontecerle prácticamente de forma sorpresiva. Una chica en medio del desierto escapando de unos bandidos que la perseguían, estaba claro, al comienzo el rubio pudo creer que pudo ser un espejismo inicial. Claramente hasta escucharla pedir ayuda, en ese momento todo escenario imaginado cambio completamente el punto de vista del chico. Ahora la responsabilidad de la chica caía sobre él, ya que por muy indiferente que pudiera presentarse o ser el chico, moral es moral y de haberla ayudado por lo menos acompañarla a un lugar seguro era el deber ser, aunque no le gustara mucho al mismo

-Con que mataron a todos. Parece que al final si se lo merecían –Menciono a respuesta a la chica

-Este luego deja salir un suspiro y se quita aquella bufanda que cubría su cabeza

-Ya que te presentaste, soy Solk –Pausa un momento

-Y yo también voy a Ashal por lo que será mejor que nos vayamos juntos, antes que algo te mate en este lugar –Termino de hablar con el mismo tono indiferente

-Acerca dos de los chocobos de los bandidos caídos, uno para él, otro para ella. Rápidamente se monta en uno y mira alrededor. Nada bueno, otra banda de hombres se acerca a la lejanía, y no claramente estos no eran como los anteriores. Estos venían con sus rostros cubiertos al igual que el chico por unas bufandas y llevaban armas consigo, en total eran 3 mas y venían en chocobos

-No puede ser, nómadas? –Susurro el chico

-Era claro que era raro ver nomadas viajando por el desierto, solo en los oasis se le podia ver habitualmente, pero mucho mas raro era verlos con un instinto asesino tan firme, era claro que no pararían hasta obtener lo que querian. Para su lamente él sabia que lo que hizo anteriormente había agotado parte de su energía y el calor del desierto tampoco lo apoyaba mucho para enfrentarse. Además estaba claro que estos eran mucho más experimentados que los bandidos anteriores, claramente que incluso el mismo rubiales

-Al menos que quieres que te abandone y mueras por aquellos que se aproximan, mejor apura a montarte –Exclamo en un tono mas sentenciante

-Miro a la chica rápidamente para ver su reacción, ya que era claro que no podían quedarse mucho tiempo quietos si querían llegar a salvo a Ashal, claro si es que tienen la oportunidad

Solk

Nivel : 9
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Kiboto Yume el Lun Dic 28, 2015 9:09 pm

Equipo y Esferas:


Arma: Kotetsu | Katana | Una mano | Sin efecto.

Habilidades:

Golpe Entumecedor: (1 Enemigo) Solo Katanas.
Golpea con el mango al enemigo causando daños mínimos + "Inmovilización". [2veces]
Corte Infectado: (1 Enemigo) Solo Katanas.
Induce su katana con hiedra venenosa para luego causar daños mínimos + "Veneno". [2veces]


Kiboto ya había logrado salir de su hogar en Ashal para dirigirnos a su siguiente destino, el cual era Solde Ruetha. No era mi destino predilecto, pero era el destino más sencillo para que ella consiguiera dinero para su madre. Me asombraba el destino de responsabilidad que la niña tenía a tan corta edad, pero eso me hacía sentir más a gusto de estar dentro de ella, por algo estoy en su interior, cuidando de ella y protegiéndola. La chica tenía decisión y fuerza de voluntad... pero había sido tan mimada que tenía la capacidad de quejarse por cada mínima cosa que pasaba.

- Nooooooono. Cuando vamos a llegar... -
- No llevamos ni 15 minutos en el desierto y ya te cansaste... Eres una niña mimada. -
— ¡No soy una niña mimada! —

El grito de la menor podía escucharse a una legua, y ella sabía que yo tenía razón. Me reí internamente mientras ella proseguía enojada por las arenas del desierto. El calor era algo que evidentemente ella podía aguantar gracias a la capucha que llevaba, pero eso no hacía que se quejara menos. Caminamos bastante, y ya pensaba decirle a la chica que deberíamos tomar una carreta, el calor se hacía indeseable para la pequeña capucha que llevaba la jovencita y yo lo sabía. Después de unas horas de caminata, logramos llegar a lo que parecía una roca. En esas, la chica me llamó la atención.

- Nono. ¿Oyes eso? -
- Sabes bien que aquí dentro mis sentidos son tuyos, pero eso no funciona al revés. -
- Upsi. Pero se oye como si eso fuese un chocobo. -
- ¿Un chocobo? -

Si ella estaba en lo correcto, podía ser una caravana. Una caravana en éste momento nos vendría bastante bien para recuperarse, ya que la chica estaba exausta y ese pequeño descanso podría darnos energías para seguir hasta Solde Ruetha.

- Posiblemente sea una caravana, Kiboto. Ve a descansar... Te lo ganaste.

La sonrisa de la chica dejaba en evidencia el alivio que sentíamos ambos, así que se limpió la arena de la falda y fue con una sonrisa y prisa hasta el ruido, pero esa sonrisa pronto se convirtió en una escena de horror al ver que de la caravana solo quedaban destrozos y personas muertas. La chica no pudo ahogar el grito de terror, el cuál se esparcio por todo el lugar. Rápidamente la chica me dio el control de su cuerpo y me puse a investigar, no sin antes escuchar los sollozos en su cabeza.

- ¡Nono! ¡Nono! ¿Que monstruo hizo esto? -
- Una persona, probablemente. Mira éstas huellas de chocobo. -

Kiboto no paraba de llorar, eran cadáveres después de todo. Algo que ella no estaba acostumbrada a ver. Enaminé las huellas de chocobo y llegué a la conclusión de que los autores de esto o quizás los supervivientes de esta masacre se habían ido en esa dirección. Posiblemente los responsables habían huido a Ashal o hubiesen perseguido a los supervivientes, pero eso para mi no era de importancia. Uno de los chocobos seguía vivo y parecía sano de milagro, con el podríamos llegar a Solde Ruetha antes de la noche.

— Si logramos montar a éste chocobo. Llegaremos al atardecer a Solde Ruetha. —
- Nono... -
— ¿Te sucede algo, Kiboto? —
- Tiene que haber alguien vivo por aquí. -
— Niña, esa no es nuestra prioridad. Nuestro objetivo es... —
- Nono... Por favor. -


La buena voluntad de la niña era admirable, pero si llevamos peso extra en el chocobo, es posible que no lleguemos a Solde Ruetha a tiempo. No era una opción estar en el desierto de noche, y mucho menos soportar el frío del desierto. No me quería negar a Kiboto, pero para asegurar nuestra propia supervivencia, debíamos dejar morir a quien sea que estuviese aquí.

— Lo siento Kiboto, pero con el peso extra en el chocobo, es muy probable que todos terminemos muertos por algo al viajar de noche. —
- ¡Pero podemos ir a Ashal, ahí tienen médicos! Por favor Nono... -

¿Ashal? Podía ser una buena idea el volver, y al parecer a Kiboto no le importaba el volver éste viaje un sinsentido solo para hacer lo correcto. Examine a la viera y al hume que vi cerca de la carrera y estos estaban muertos. Pero el otro hume y el bangaa que estaban ahí aún seguían vivos, aunque con heridas moderadas e inconscientes. Tomé unas cuantas sogas que estaban bien y amarre a ambos tipos al chocobo para que no se cayeran en el trayecto. Luego me subí a el y dejando a los desafortunados atrás, puse rumbo de regreso a Ashal. En el trayecto el bangaa se despertó. Sentía que me miraba con exteañeza, pues aún tenía la cañucha de Kiboto en la cabeza.

— Te... dije que fueras a Ashal. Llevarnos te retrasará. Tiranos. —
— No se los estoy pidiendo por favor. —
— Tu... no eres esa chica. —

El reptil me hablaba como si conociera a Kiboto. Posiblemente la hayan confundido con una de los supervivientes y no me extraña, con esa capucha Kiboto no se parece en nada a una miqo'te. Al seguir cabalgando en los chocobos, pronto me sentí observado por algo y no solo fui yo el que tuvo esa sensación, también la tuvo Kiboto y mis acompañantes. Al voltear la cabeza, vi como otros jinetes nos seguían. Tres en total. Empecé a preocuparme por la seguridad de Kiboto, pero cuando voltee al frente pude ver como me aproximaba a dos seres, posiblemente los supervivientes de la caravana.

- Nono... -
- Ya lo sé, ya lo sé. -

Kiboto se ponía molesta, pero no podía negar que tenía buenas intenciones para todo. De un salto bajé del chocobo, y sin sacar mi katana del mango, comencé a tirar arena a las caras de los individuos, terminando en el suelo. Esto se ponía interesante, así que saqué desenvainé mi Katana para prepararme. Un combate me lo pedía la mente, y era también el momento ideal para que Kiboto aprendiera a defenderse por su cuenta.

Kiboto Yume

Nivel : 2
Raza : Miqo'te ~ Doncella del Sol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Luna Lietti el Mar Dic 29, 2015 3:12 am

El chico se presentó, su nombre era Solk y también se dirigía a aquel pueblo. Me ofreció su compañía y asentí mientras bebía agua para ir junto a él. Subió al chocobo y se percató de que venían 3 hombres más montados en aquellas aves.

- Al menos que quieres que te abandone y mueras por aquellos que se aproximan, mejor apura a montarte. – Sin más me monté al chocobo, pues si venían por aquel botín que debía entregar estaba en problemas.

Cuando me dispuse a avanzar pude ver que uno de aquello nómadas traía en el chocobo a los conductores de la carreta que había sido destruida, no podía dejarlos con aquellos hombres. Corrí hacia ellos cuando vi que el jinete se bajó para pelear, pero con los que creí eran sus aliados, entonces estaba ayudando a aquellos hombres, por lo que debía ayudar al encapuchado.

- No podemos dejarlo pelear solo. – dije mirando a Solk desde mi chocobo. – Debo ir en su ayuda. – Corrí hacia ellos con bastón en mano.

La batalla había comenzado, los tres se lanzaron hacia el encapuchado quien se estaba defendiendo. Me bajé del chocobo y me coloqué a un costado de él y antepuse mi bastón. Debía ser precavida, si algo me había enseñado la pelea en Solde Ruetha es que no debía gastar todo inmediatamente, pues como maga negra mis esferas de magia eran todo para mí, por ello antes de salir de la ciudad, compré un nuevo bastón para ayudarme.

- Yo te ayudaré. – dije mientras había visto su rostro, se trataba de una chica y no de un hombre como había supuesto. – Podremos con ellos. – Estaba esperando a que ellos atacarán para saber a qué atenerme. En ese momento, uno de los bandidos se lanzó, tenía una espada y la había aventado hacia mí. Con dificultad pude esquivar el ataque, pero mi torpeza hizo que cayera a la arena, en donde era un blanco fácil. Nuevamente evadí, pero un golpe dado por su pie impactó en mi brazo. Había dolido bastante, pero me cubrí con mi bastón aun en el suelo. Este tomó mi arma para quitármela, pero lo único que consiguió fue un grito desgarrador. Mi bastón era de elemento fuego y la punta de este ardía como tal, entonces me levante y comencé a golpearlo en las manos hasta que soltase su arma y de paso, dejarle marcas de quemadura.

Luna Lietti

Nivel : 18
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Solk el Mar Dic 29, 2015 2:40 pm

-La situación era demasiado peligrosa para cualquiera que estuviera en esa zona. Un tornado de situaciones escabrosas se estaba entrelazando en este lugar, y para lamento del chico, se estaba metiendo al ojo del tornado si seguía esa misma ruta. Estaba claro que el objetivo de los nómadas no era el rubio, era la chica junto a él, por alguna razón estaba atrayendo a todos los problemáticos del desierto en un solo punto, pero ahora no era el momento de preguntar ya que estos asesinos rápidamente se acercaban

-Era claro que debían irse rápidamente, por lo que los avisos del chico era apresurados y fuertes para que se apurara la peligrosa que estaba a su lado. Entre eso, una presencia más aparece en escena. La primera en notarlo es Luna, la que sin dudar en un momento recurre a su sentido de justicia para que esta le guie, y era claro donde la llevaría todo esto. “No podemos dejarlo pelear solo”, “Debo ir en su ayuda”, y esa mirada decidida, era claro que no cedería ante las peticiones del rubio, por lo que este se queda simplemente callado mientras monta su chocobo y corre en dirección a la batalla

-AAAHHH! Porque me tiene que pasar esto a mí –Exclamo en su mente

-Era claro que odiaba esa situación, lo único que quería era irse. Y también sabía lo peligroso que podían ser esos hombres con los que se estaban enfrentando. Más la visión era clara, alguno caería en este campo desértico luego de este enfrentamiento. Este lugar claramente parecía maldito con los acontecimientos que estaban ocurriendo de forma seguida, muerte tras otra y por ahora todo decantaba en contra de ellos. Era claro que si escapaba, la situación seria macabra para su acompañante y el encapuchado, y luego para él, ya que lo más probable es que lo siguieran al terminar aquí. Era claro, descartando las opciones, debía quedarse y ayudar para tener alguna esperanza de salir vivo de la situación que estaba acrecentándose. El chico ordena al chocobo que corra a toda velocidad para la batalla

-Pudo notar como Luna entra en acción inmediatamente, pero por torpeza igualada, esta es atacada en respuesta por uno de ellos, forcejeando de forma igualada. Pero repentinamente este comienza a ser quemado por tocar el bastón de la chica

-¿Una maga? –Pensó en sorpresa el rubio

-Así es como contra-ataco la pelirosa. Esto provoco que su rival se alejara de ella por el fuego. Aprovechando su distracción con las quemaduras, el rubio abalanza a su chocobo contra aquel hombre, siendo este arrollado por un enorme pollo y cayendo en la arena con un ave encima. Solk cae a la arena por gravedad antes de que el chocobo impactara con el primer asesino, cayendo este en seco contra el suelo cerca de sus dos compañeros

-En serio eres molesta –Dijo mientras se levantaba de la arena y recobraba un poco el aliento mientras miraba a la pelirosa

-Este luego voltea a ver a su nuevo compañero encapuchado, pero para su sorpresa era una chica también. Y también por causas que el desconocía también había aparecido en la escena de desastre. Mas esas preguntas debían ser respondidas luego, ya que aún faltaba salir vivos de la situación que tenían frente a sus ojos

Solk

Nivel : 9
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Kiboto Yume el Mar Dic 29, 2015 5:38 pm

Hace tiempo que no entraba en una batalla y era momento de que la niña aprendiera por mis movimientos como usar la katana. El tipo tenía un sable, bastante afilado, pero yo confiaba en mis destrezas y que el cuerpo de la chica podría soportar algunos cortes. Corrí hacía el, apuntando con mi katana para dar un sablazo, pero el tipo paro en seco mi ataqud cln su sable. Supuse que era tan ágil como yo, así que pensé en usar su agilidad a mi favor. Mis habilidades evadiendo golpes no eran tan buenas como las de él, pero al menos podía usar su "agilidad" en su contra y cansarlo para contraatacar. Sus golpes eran tan predecibles, pero no por eso eran tan fáciles de evadir. También me agotaba éste desierto, pero la capucha que traía amino ese agotamiento. Pero un mínimo descuido hizo que se me cayera la katana y el tipo logró dar un sablazo a la rodilla. Fue un pequeño roce, pero dolió. La niña no estaba acostumbrada al dolor, y eso se notaba.

- ¡Nono! -
- Estoy bien, Kiboto. Podremos con ellos. -

Debía calmar a la niña y darle esperanzas o perdería el control del cuerpo a mitad de combate. Eso podría poner en peligro a la chica y a los nuevos compañeros que tenía, quien parecían ser dos humes, una chica y un chico respectivamente. Carcominendome el dolor que sentía en la rodilla traté de hacer un barrido para hacer caer al tipo. No tuvo éxito, pero al distraerlo con el barrido pude recuperar mi katana. Ahora debía pensar más fríamente. Debía idear una manera de acabar rápido con ésto o sucumbiriamos irremediablemente en el desierto. Fue entonces que se me ocurrió una idea. Rápidamente guardé mi katana en su funda.

— Golpe entumecedor... —

Usando la empuñadura de mi katana, golpee debajo de una de sus rodillas, producido un poco de dolor por la expresión del tipo. Aunque el daño fue poco, estaría ahí por un largo tiempo, pero al tratar de darle el golpe final, otro de los tipos me agarro desprevenido y me tiró a la arena. Parecía ser más bruto que su compañero, pero entre más bruto, mas fácil es predecir lo que hará.

Kiboto Yume

Nivel : 2
Raza : Miqo'te ~ Doncella del Sol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Luna Lietti el Jue Dic 31, 2015 6:34 am

Solk había venido en nuestra ayuda, aunque al parecer no de muy buena gana. Hizo su aparición lanza al chocobo contra el bandido que había quemado con mi bastón. La chica estaba peleando y yo solo estaba evadiendo, su actuar me hizo entrar en mí y comencé el ataque. Había tenido varias experticias y de la que hui la más difícil de todas, era mi momento de ayudar.

- ¡Piro! -  lancé al hume en frente de la chica para poder ayudarla. Mientras recibía el ataque me dirigí a ella. - ¡Ataca ahora! – ella estaba herida, por lo que estaba preparada para un segundo ataque por si ella fallaba.

La chica había ayudado a los hombres que creía muertos, ellos salvaron mi vida y ayudarla era lo mínimo que podía hacer. El hombre arrollado por el chocobo se levantó, de su espalda sacó una flecha y tomó el arco dirección Solk.
- ¡Solk! – quería ayudarlo, pero hacia nosotras venía el tercer bandido en cuestión, un antrolobo enorme.

Luna Lietti

Nivel : 18
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Solk el Jue Dic 31, 2015 7:55 pm

-La situación ameritaba una respuesta inmediata por ambos lados, por un lado, los nómadas con un objetivo específico, por otro, los tres desafortunados que cayeron en el centro del problema. Era claro como toda la situación era un tornado de enrevesadas decisiones que al final trajo muerte a su camino, pareciendo que todo aquel que estuviera en este lugar estuviera ya escogido para un destino predestinado, muerte. Esos eran los pensamientos actuales del rubio

-Ahora metido hasta la cabeza en este tema desde que decidió entrar a luchar, tenía ahora que tomar atención a todo lo que estaba sucediendo alrededor. Estaba exhausto el rubio, no podía hacer mucho, pero debía ayudar en lo mas posible si quería salir a salvo de ese lugar, y a pesar de que no le gustaba mucho la idea, se tenía que apoyar en sus compañeras para poder efectuar una victoria en este inhóspito campo. Al haber efectuado el golpe del chocobo contra uno de ellos, este cae sin resistencia alguna, lo que da un lapso de tiempo contra los dos restantes

-El chico mira como Luna apoya a la encapuchada con un Piro que irremediablemente le impacta, para que la otra aprovechara el ataque y terminar de una vez con el hombre. Pero el tercero, el antrolobo, que venía a nuestra dirección cambia su objetivo al percatarse de la situación en la que se encontraba su compañero, rápidamente comienza a moverse a dirección de la chica encapuchada para que esta evitara atacar a su oponente. Al ver la situación, el chico saca apunta su arma en dirección al antrolobo y efectuando un pyrotekniss , provocando que el impacto de la bala con el individuo este se comienza a quemar un poco con Piro, provocando que este centre su atención nuevamente tanto en Luna como en Solk. Pero sin poder percatarse el chico, no nota como el primer nómada que impacto con el chocobo se levanta de nuevo, y con su arco le lanza una flecha al rubio. Al percatarse tarde del aviso de la pelirosa,y por lo exhausto que se encontraba, se le hace muy difícil moverse a mucha velocidad, y este inevitablemente es impactado por la flecha en su hombro derecho

-Por inercia este cae nuevamente a la arena con la flecha clavada en su hombro. Ahora no podía hacer mucho mas, debía recobrar un poco de energía para poder moverse de nuevo, sabía que no podría usar nuevamente su arma con la diestra, por lo que la pasa a su zurda. Y estando tirado en el suelo, este envía otro disparo, pero esta vez es al hombre del arco, ya que era claro que el también se encontraba en condiciones mediocres, el impacto y el piro que recibió claramente anteriormente lo habían incapacitado mucho, y se podía notar incluso en su puntería. Por lo que el disparo le impacta inevitablemente en el, no para matarlo, ya que la puntería del rubio también estaba al tosca, pero lo suficiente como para incapacitarlo y dejarlo tirado en el suelo también

-Espero que podamos salir de esta ahora –Pensó el chico con la situación tan tensa en la que se encontraba ahora

Solk

Nivel : 9
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Kiboto Yume el Sáb Ene 02, 2016 12:26 am

Entre más brutos, más fuerte caen. Y tenía razón. El tipo bruto no alcanzó a reaccionar sin que la maga de cabellos idénticos a los de Kiboto lanzara una magia hacia el bruto, quien distraido por las quemaduras se exponía a mi. Tome mi katana y a pesar de el golpe a mi rodilla, logré perforar con fuerza su corazón. Dos movimientos y el bruto cayó a la arena, volviendola de un color carmesí. Hace tiempo que no probaba la sangre ajena.

— Hehe... Ellos ardieron, y luego se cortaron. —

Mi rostro se volvía tétrico cuando yo era el que luchaba, eso asustaba a la niña pero como estábamos luchando por nuestras vidas. El movimiento me había dejado mal, la rodilla no dejaba de doler y el golpe hizo que mi brazo se durmiera. Ahora solo tengo mi brazo izquierdo para el combate y eso no me apetecía en lo más mínimo. Me voltee para ver al lupino que estaba en llamas, pero el resto de los nómadas aún seguían vivos. No sabía cuanto tiempo el lupino seguiría ardiendo, pero entre más tiempo arda, más tiempo nos da a nosotros para recuperarnos. Con un poco de tiempo podría intentar moverme a una posición más favorable. Hice un esfuerzo sobre excedido por moverme cerca de uno de los chocobos, pero la arna entrerraba más la herida de mi rodilla. Vi que el hume al fondo tenía un problema en su hombro, un afilado problema y luego vi como una flecha iba dirigida a mi cabeza. Instintivamente los reflejos de las miqo'tes me hicieron agachar la cabeza y tan solo la capucha salió volando, revelando las orejas de la niña.

— ¡Hey! ¡La niña me va a matar por eso! —
- No, no lo haré. -


Si no improvisamos algo en éste preciso momento, iríamos a ser comida de buitres. Decidí pensar en improvisar un vendaje para poder recuperar mi agilidad una vez más, pero necesitaba tiempo para hacerlo. El arquero no me iría a dejar moverme con tantas flechas que disparaba, así que decidí dejar todo a la maga.

— Tu, encargate de él. Si el lupino o el otro imbecil se recuperan te cubrire. —

Rapidamente comencé a sacar tiras pequeñas de mi falda, manga, calcetas. Todo lo que podía usar a mi favor. En éste momento estábamos perdiendo y no podían incapacitarnos más si queríamos salir vivos de ésta. La maga debía actuar más que nunca.

Kiboto Yume

Nivel : 2
Raza : Miqo'te ~ Doncella del Sol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Luna Lietti el Miér Ene 06, 2016 6:11 pm

El atacante de la chica había caído muerto a las arenas calientes del campo de batalla. Me asombré, pues si bien luchaba no lo hacía para matar a nadie, pero ellos lo habían hecho con los ocupantes de la carreta, que no tenían nada que ver en este asunto y nos atacaban a nosotros por lo que tenía en mi bolsa amarrada en mi cintura, entregado por los hombres que ahora estaban amarrados en aquel chocobo. No podía dejar que Solk y la chica murieran por mi culpa. El lupino dejó de arder, su pelaje sacaba humo y un olor a quemado emanaba de él.

- Lo siento mucho. – dije mientras levanté mi bastón con ambas manos hacia el cielo para invocar mi próximo ataque que acabaría con aquel bandido. - ¡ELECTRO! – El cielo se oscureció por unos segundos y un ruido dio aviso de lo que venía a continuación. Un rayo cayó del cielo impactando al antrolobo de lleno en su cabeza. El ser cayó al suelo echando humos, sus ojos estaban en blanco y su cuerpo no se movía. Cualquier signo de vida había sido eliminado con aquel rayo.

Caí de rodillas al suelo, me sentía mal por lo que había hecho, pero no podía dejar morir a mis compañeros.

Luna Lietti

Nivel : 18
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Solk el Miér Ene 06, 2016 9:08 pm

-El chico estaba expectante ante la situación. La situación comenzaba a cobrar a los caídos, luego de que el rubio cayó en la arena por aquella flecha en su hombro. La encapuchada chica demostró sus habilidades una vez mas en conjunto con Luna, terminando finalmente con la vida de uno de ellos. Ahora aquel colérico antrolobo, saliendo de las cenizas que cubrían su pelaje se podía notar cual cólera lo estaba controlando, o comenzando a dominar. Su visión fue clara, su intención también, comenzó a moverse en dirección al caído rubio y la pelirosa chica

-Esperando la respuesta de la chica a su lado. El rubio recurre a romper primero la cola de flecha clavada en su hombro, sabia que si la quitaba de una comenzaría a desangrar en ese lugar, por lo que por lo menos la punta la debía dejar en ese lugar un poco mas hasta terminar este tormento. Con cara demacrada este se levanta poco a poco, y dirige su visión a la maga. Un gran estruendo resuena a su lado, un brillo cegador toma todo el territorio, cayendo sobre el colérico antrolobo un trueno lo destruye completamente, cayendo así quemado y completamente muerto en la arena. Pero el costo fue claro, ya que la chica cae de rodillas debido al nivel de poder que utilizo

-Más aún faltaba uno. El rubio se levanta finalmente, y su visión esta fija en aquel arquero que también se encontraba indispuesto como él. Pero a su par este también se levanta, limitado era su movimiento por el asedio que había recibido anteriormente por lo que tampoco podía hacer mucho contra el rubio, simplemente comenzar a preparar su maltrecho arco para defenderse. Con su zurda el rubio levanta su arma, y apuntado en conjunto con su visión, este aplica un tiro directo a la cabeza de aquel hombre antes de que pudiera preparar su arco nuevamente, cayendo este en la arena en seco, completamente muerto

-El rubio cae nuevamente en la arena pero esta vez sentado, y volteando su mirada a ambas compañeras pudo notar como es que todos habían sido afectados de alguna forma

-Finalmente se terminó esto –Dijo el chico entre sus fuertes respiros

-El chico luego de esto, con la ayuda de su mano izquierda se quita la punta de la flecha que aún tenía clavada en su hombro derecho, junto a ello un dolor punzante lo apodero por un segundo

-Tsk! –Gimió el chico en respuesta al dolor

-Luego de eso tira la punta de flecha llena de su sangre en la arena, y procede a sacar una venda de su pequeño bolso para así cubrir su herida y tratarla mejor un vez llegara a Ashal

-Oye tú, ¿quién eres? –Pregunto de forma inesperada

-Este voltea a ver a la encapuchada chica nuevamente. Debía saber quién era, y asegurarse que ya habían salido de todo peligro, no podía confiar en nadie por ley propia

-En cuanto sucedía eso, también su mente se encontraba debatiendo sobre las razones por la cual aquellos nómadas se enfrentaron a ellos. Y la respuesta probablemente lo tenia su reciente compañera, Luna

Solk

Nivel : 9
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Night Wolf el Jue Ene 07, 2016 1:20 am

-El joven Aegyls había llegado, por fin, al Desierto de Parcelythe, tras cuatro días a lomos del Chocobo que había alquilado por un par de cientos de guiles en Mysidia. Había elegido aquél desierto como primer destino, debido a que había oído que allí podría encontrar grandes joyas, las cuales podría vender más adelante, ademas de que era todo un reto salir del desierto con vida. Pero, al poco de llegar, escuchó gente gritando como si estuvieran en medio de una guerra, y de repente, vió como en la distancia aparecía un rayo de la nada, el cual impactó en el suelo.-

Eso ha sido producto de magia, ¡no hay duda! ¿Será que algo ha sucedido...? Será mejor ir a investigar. ¡Date prisa, pequeño!

-Le dijo a su chocobo, para después darle un leve golpe con el talón, para que este aumentara la velocidad. A galope sobre su chocobo, se acercó hacia la zona donde había caido el rayo, pudiendo al poco vislumbrar varios cuerpos. Algunos vivos, otros muertos, pero casi todos tenían alguna herida. El joven suspiró. No podría hacer mucho, él no estaba interesado en la magia blanca, por lo que nunca aprendió a curar. Sin embargo no iba a dejarlos allí tirados. Cuando estaba más o menos cerca, comenzó a frenar al chocobo, para despues pararlo en seco, y saltar de este, abriendo sus alas, para llegar hasta aquella gente "planeando". Paró delante de ellos, observando el panorama, y plegó sus alas, mientras el chocobo se acercaba a paso lento.-

Buenas. Menos mal que estaba de paso... ¿Se puede saber que ha pasado aqui? Parece que ha habido una matanza, y de las gordas.

-Observó que el chico rubio había comenzado a vendarse el hombro derecho, mientras que una chica, con un par de orejas similares a las de un gato, había sido herida en la rodilla, y la otra joven estaba en el suelo, exhausta.-

Tú, la Miqo'te. No andes, sería malo para esa herida en la rodilla. Y, rubio, no muevas tu brazo para nada. Podría hacer que sangrases más, y eso no sería nada bueno. Chico, acercate - dijo refiriendose al chocobo -. Ponte junto a la chica de la rodilla herida.

-Me acerqué a la chica de rasgos felinos, y le ofrecí una mano, para ayudarla a levantarse, mirandola a los ojos con una leve sonrisa.-

Ven, te ayudaré a subir al chocobo. Quizás entre el chocobo y yo podamos llevaros a Ashal... No puedo hacer mas que llevaros pues no tengo conocimientos de magia blanca. Pero seguro que allí alguien os podrá ayudar.

Night Wolf

Nivel : 2
Raza : Aegyl

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Kiboto Yume el Jue Ene 07, 2016 7:09 am

Dos movimientos, ambos de los que llamaba mis compañeros temporales, hicieron que una mueca siniestra se manipulara en mi rostro, un rayo cayó en la cabeza del lupino, ya pelado por las quemaduras. Una pequeña risa siniestra salió de mi boca, la cual se convirtió en carcajadas cuando el rubio logró dispararle en la cabeza al arquero. La risa siniestra se contagiaba por todo el ambiente, hasta que paré.

—He... He... Ustedes si que saben divertirse. Eso ha sido increíble. Mi nombre es Genocide. Mi razón de existir es guiar y proteger a la propietaria de este cuerpo. Les agradesco la ayuda prestada. —

Quería no dejarme cabos sueltos, así que les di el nombre que me habían dado los habitantes miedosos de Ashal. Me representaba totalmente, representaba mi sangre fría y mi peculiar sentido de la vida. Limpié la sangre de mi katana con las ropas del cadáver que estaba al lado mío. La guardé en su vaina y la volví a poner en la ranura del bolso de Kiboto. Ya no se me olvidaba nada para dejarle... Espera...

—... Pero si le llegan a tocar un pelo a esta niña, les voy a asegurar de que no sentirán cuando su cabeza se desprenda de su cuerpo... Tengalo en mente antes de hacer cualquier cosa —

Todo había quedado más claro que el agua, así que cerré los ojos. Cuando Kiboto los abrió, a su frente se encontraba un aegyl de alas negras como el ébano, de mirada tranquila y serena que expresaba sinceridad pura. Odiaba ese tipo de personas, pero si le iría a prestsr ayuda a Kiboto, por mí no habían muchos problemas.

—Muchas graxias. Mi nombre es Kiboto Yume. Gracias por ayudarme a mí y a Nono. Ambos estamos muy agrade... ¡Ayyyy. Duele! —

Las heridas en la rodilla de Kiboto se. Habían vuelto bastante serias gracias a la arena. El aegyl se ofreció amablemente a llevarnos a todos a Ashal, lo veía una oportunidad perfecta para que trataran el hombro de la niña que había quedado tan mal. La niña se movía entre lágrimas para buscar su capucha amarilla, la cuál protegía sus orejas del sol y del calor. Al final, se dirigió hacia el hume presumido y los dos heridos con la misma cara triste.

—Lamento no haber podido hacer mucho. Gracias por la ayuda —

Le dijo a los heridos y luego se refirió al aegyl. La niña seguía inmóvil, y el dolor solo le hacía que corriesen más lágrimas a sus mejillas.

Kiboto Yume

Nivel : 2
Raza : Miqo'te ~ Doncella del Sol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Luna Lietti el Sáb Ene 09, 2016 3:17 am

Un Aegyl en chocobo había aparecido ante nosotros, ayudándonos, en especial a la miqo’te, pues Solk se estaba viendo su herida sola. La chica comenzó a presentarse ante nosotros, pero lo que decía era algo extraño.

- ¿Estás bromeando?, ¿crees que esto es divertido? Para mí no lo fue, pero era nuestras vidas o las de ellos. – Luego nos advirtió sobre la chica. – Si quisiera hacerte algo, no te hubiese ayudado para empezar. – Esta situación me había superado por completo, tantas muertes en tan pocas horas era algo que no estaba acostumbrada a ver y menos si alguna de aquellas muertes las había provocado yo. No ocupaba la magia para ese tipo de cosas. Me levanté y me dirigí hacia los hombres amarrados en el chocobo, ellos habían salido con vida y podrían entregar aquello que me habían entregado. Los desamarré y estos se pusieron de pie. – Aquí está su bolsa. Los bandidos están muertos y ya no hay quien los persiga. No pondré mi vida otra vez en peligro y la de ellos por aquel objeto. La miqo’te volvió a hablar, pero el tono de su voz ahora era distinta, de verdad todo lo que decía era muy confuso para mí. – Me dirijo a Ashal, ¿Alguno de ustedes se dirige hacia allá? Realmente quiero alejarme de este lugar lo más rápido posible.

Eso era exactamente lo que quería, el calor me estaba afectando, tanto físicamente como el humor. Miré de reojo a los cadáveres tirados en la arena caliente y corrí la vista hacia Solk, me acerqué a él y le ofrecí ayuda.

Luna Lietti

Nivel : 18
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Solk el Sáb Ene 09, 2016 5:54 pm

-La batalla finalmente había acabado. A pesar de la condición en la que se encontrabas todos, era claro que por parte de ellos es un gran alivio el haber finalizado la batalla antes de que pasara a peores la situación. Pero aquel desolador desierto no tenia piedad, al estar débiles era difícil movilizarse hasta Ashal debido a sus heridas, y a pesar de que Luna era la que se encontraba en mejores condiciones, el gasto de energía que utilizo simplemente la dejo exhausta. Por lo que debían intentar encontrar una solución para moverse

-Mientras tanto el rubio finalmente es respondido por la chica de apariencia felina. Genocide… Definitivamente su encanto por la sangre y la batalla era algo escabroso, algo de lo que tener cuidado con ese personaje. El chico no mostro ninguna reacción o respondió a sus comentarios, simplemente obtuvo lo que quiso saber y con eso era suficiente, por lo que simplemente siguió acomodando sus vendas. Pero era claro que para Luna era otro caso, no dudo en mostrar su frustración y desacuerdo con la chica, era claro que estas situaciones eran para su desagrado total, y simplemente no podía tolerar algo así

-Y como si con lo sucedido fuera poco, luego aparece un cuarto personaje montado en un chocobo desde la lejanía. Poco a poco acercándose, era claro que el rubio temía que fuera otro de aquellos asesinos, ahora estaban muy desgastados para seguir luchando y era claro que no podían hacer nada. Pero aquel personaje no era igual a los anteriores, ni siquiera era un hume, era un Aegyl, que saltando de su chocobo y planeando hasta nuestro lugar, apareció para ofrecer su ayuda. Era claro que a pesar de su desconfianza, sabía que debía aceptar la ayuda de aquel chico que había aparecido si querían llegar a algún lado vivo. Pero para su sorpresa nuevamente la miqo’te cambia completamente su rumbo en lo que trata su personalidad, esta vez era una chica común y corriente llorando por sus dolores, y ahora presentándose como Kiboto

-Que raro –Pensó

-Nuevamente ignoro la situación y finalmente se terminó de acomodar sus vendajes. Pero luego notar como es que Luna desata a aquellos “acompañantes” de la chica y les entrega un paquete. Un paquete totalmente cubierto y probablemente la razón por lo que aquellos nómadas habían arremetido contra nosotros, era algo problemático, pero si tal era el caso, finalmente ellos se habían quitado un gran peso de encima. No quería tener más problemas con eso, por lo que simplemente se queda quieto

-Que molesto… –Susurro

-Al escuchar lo que dice la pelirosa y ver cómo le ofrece su ayuda, prácticamente no la podía negar debido a su condición, así que con su brazo bueno toma el de la chica para levantarse y apoyarse por un momento con ella, para así recobrar un poco la compostura para que finalmente el rubio sacara unas palabras para todos

-Está claro que todos iremos a Ashal. No estamos en las mejores condiciones para sobrevivir aquí por más tiempo. Si no nos vamos pronto llegaran las bestias del lugar atraídas por los cuerpos de los muertos –Agrego el chico

-Ahora solo esperaba que todos estuvieran listos para movilizarse, tenían que irse rápido de ese lugar si no querían ser cazados nuevamente

Solk

Nivel : 9
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Night Wolf el Dom Ene 10, 2016 5:02 am

-Cogí la capucha amarilla que había a unos metros y se la puse en la cabeza a la Miqo'te.-

Buscabas esto? -Dije mirandola con una leve sonrisa.-

-Me paré un momento para observar como todos hablaban entre ellos. Parecía que habían hablado, ¿o discutido? sobre algo. Sin embargo yo no había oido la conversacion mientras llegaba, y tampoco les iba a preguntar, pues era informacion que no sentía que me iba a ser necesaria. Mientras que la pelirrosa se acercaba a hablar con las personas atadas al chocobo y a entregarles algo, yo cogí a la Miqo'te con cuidado y la subí al chocobo, sin quitar la vista de encima a la pelirrosa, pues aquello que había entregado a los hombres era algo sospechoso.-

Bueno, no te muevas de ahí, ¿vale? -Le dije a la Miqo'te con una alentadora sonrisa.- No me gustaría ver esa herida que tienes empeorar. Podría volverse peligrosa. Espera un momento.

-Me giré y observé a la pelirrosa ayudar al rubio, mientras que yo iba a la parte delantera de mi chocobo a abrir la bolsa que llevaba ahi. Iba a preguntar algo a la pelirrosa, pero entonces esta dijo algo. Empecé a abrir mi boca para responder, pero el rubio me robó las palabras. Asentí, pues estaba de acuerdo a lo que él había dicho.-

Rubio, ¿te importará ir en el chocobo con la Miqo'te? Es mejor que no te fuerces mucho. Los dos heridos podéis ir en el chocobo mientras yo cargo contigo, pelirrosa. ¿Os parece bien?

-Habiendo abierto la bolsa, saqué un par de cantimploras, una en cada mano.-

Rubio, pelirrosa. ¿Quereis?

-Tras decir eso les lancé la cantimplora, esperando que pudieran cogerla, y me giré hacia la Miqo'te otra vez, abriendo la cantimplora-

Espero que no este muy caliente... Las rellené en un pueblo hace algunas horas. Puse un poco de hielo en la bolsita para que se mantuviese frio, pero no ha durado mucho con este calor... Por cierto, ¿como te llamas?

-Mientras hablaba, eche un poco de agua en la herida de la rodilla de la chica. Observé esta por un momento, y después me quite un poco de la venda que llevaba en el antebrazo, descubriendo un poco de este, y volví a echar agua en la herida, para despues cubrir esta rapidamente con las vendas, rodeando la rodilla y haciendo un nudo para que se mantuviesen ahí.-

Eso debería bastar por ahora. Así al menos estará limpia y no se infectará más... O eso espero. Por cierto, me llamo Night, encantado de conocerte.

-Me volví a girar hacia el rubio y la pelirrosa, cruzandome de brazos-

¿Habeis bebido ya lo suficiente? Bueno, rumbo a Ashal, ¿no? Venga. Rubio al chocobo. Y pelirrosa... Supongo que tendré que llevarte en brazos, si no es una molestia. Será la forma más rapida de llegar.

Night Wolf

Nivel : 2
Raza : Aegyl

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Juez Gabranth el Dom Ene 10, 2016 6:18 am

*Advertencia:

Tengan en consideración que cuando rolean con otros personajes deben tener cuidado en caer en la equivocación de manejarlo y anteponerle acciones que ellos no han hecho, pues si bien aceptan, no quiere decir que siempre pase así.
Recuerden que cuando entran al foro leen las reglas y son cosas que deberian manejar y si no recuerdan, pues lean las reglas otra vez.
Ley pareja no es dura.

_________________
I.II.III.IV.V.
Juez Gabranth




«El guardián de la ley que preside los juicios a vida o muerte, su verdadera fuerza se ejerce cuando se pone el yelmo.»

Juez Gabranth

Nivel : 80
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Kiboto Yume el Lun Ene 11, 2016 9:34 pm



Kiboto aún tenía la rodilla herida. Al parecer su actitud de niñita mimada dejaba mucho que desear en cuanto a resistencias, pero siempre y cuando estuviese a salvo, por mí está bien. Los demás me miraban con caras raras, posiblemente por mi actitud ahora desconfiarian de la niña, pero por mi parte, eso me llevaba sin cuidado. La hume le dio el paquete que llevaba a los tipos que cargaba en el chocobo, al parecer no se daba cuenta de que aún seguían heridos y a duras penas podrían volver siquiera a conducir el chocobo. La muerte era algo que la chica nunca alcanzaría a digerir, pero la hume tenía razón, eran ellos o nosotros, y nos preferí antes que a ellos.

— ¿Buscabas ésto? —
— ¡Mi capucha! Gracias, muchas gracias. —

El alado le devolvió la capucha amarilla que poseía la chica hume, la única capucha que cubría la verdadera identidad de la chica, una capucha que cubría el hecho de que era distinta al resto de humes. La capucha volvía a la cabeza de su legítima dueña y por lo que a mi concierne, ahí quedaba mejor. Era eso o escuchar los constantes quejidos de Kiboto de camino a casa. El alado nos ofreció su ayuda. Desconocía los motivos, pero era evidente de que el alado no venía con ellos. Ofreció subirnos a uno de los chocobos.

— Gracias, muy amable, y a todos, lamento haberlos preocupado. —

Luego de que Kiboto emitiera sus disculpas, el aegyl la subió al chocobo. El chocobo era bastante fuerte y su mirada me daba un aire de tranquilidad, pero aún no podía evitar que ésto no se había acabado. Los tipos que había acarreado aquí también parecían débiles. Quedarnos aquí podía ser peligroso y aún no entendía para quién era ese paquete que tantos problemas le dio a todos.

— Sí, no me moveré de aquí. Gracias. Por cierto, soy Kiboto —
- Esto es raro... -
- ¿Qué es raro Nono? -
- ¿No te da un mínimo de curiosidad el por que nos perseguían, niña? -
- Mima me dijo que no me metiese en curiosidades. -

Mil posibilidades se me metían en la cabeza. Posiblemente hayan recuperado eso de un museo y se lo entreguen a su dueño, o lo han robado, o lo han recuperado de una banda de ladrones y viceversa. Pero sea como sea, ellos deberían ir al medio o al frente. No quería arriesgarme a que hubiesen más heridos y tener a Kiboto recordándome que tenía que hacer lo correcto. El tipo le ofreció una cantimplora a Kiboto. Parecía estar algo caliente, pero ayudaba el que la niña tuviese algo para beber.

— Gracias por toda la aten... Ay, duele.

Kiboto de pronto sintió dolor en la rodilla, pero la niña pudo aguantarlo mejor de lo que pensé. Aún había chocobos sanos, pero el alado probablemente pensó que nosotros podíamos manejar entre dos un chocobo para no caernos de el si lo hacíamos en nuestra condición por individual. Los tipos con los que cargaba se colocaron a nuestro frente y el aegyl se ofreció el llevar a la maga con nosotros. Tal parece que el viaje de regreso a Ashal empezaba, y yo esperaba que no hubiesen más contratiempos.

Kiboto Yume

Nivel : 2
Raza : Miqo'te ~ Doncella del Sol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Luna Lietti el Jue Ene 14, 2016 4:46 pm

Con Solk a mi lado, me di cuenta lo malo que había sido todo esto para nosotros, quizás nunca debí haber pedido su ayuda, ahora estaba lastimado por mi culpa y eso hacía que me sintiera algo apenada. El Aegyl que había llegado se había hecho cargo de la rara miqo’te, ofreció ayuda al hume  y a mí.

- Acepto, mientras no sea un sobre esfuerzo para ti. – dije mirando al ser alado y acercando al chico de cabellos dorado hasta el chocobo. Cogí la cantimplora y bebí de aquella agua caliente, si bien no sabía bien, servía para hidratarnos. Se la ofrecí a quien estaba a mi lado. –  ten, es peor no tener nada. – sonreí algo fingido, pues no me hacía gracia ver el hombro de mi acompañante así sabiendo que todo había sido mi culpa. – De verdad, lo siento mucho, Solk. Todo esto ha sido mi culpa.

Necesitaba sacarlo, me había ofrecido para llevar aquello y las personas a mi alrededor habían salido lastimadas. Ahora que lo había devuelto solo quería llegar a Ashal, que Solk y la miqo’te se recuperasen y terminar este desastroso episodio.

Luna Lietti

Nivel : 18
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Solk el Vie Ene 15, 2016 3:39 pm

-Al parecer todo finalmente se había acabado para aquel grupo herido, no solo físicamente, sino también de forma mental. Pero para desgracia de la pelirrosa cosas así suceden en el desierto de vez en cuando, por lo que las victimas que cobra la región es muy considerable si uno no sabe que caminos tomar y que no. Triste pero cierto, todo aquello que estaba sucediendo

-Mientras se preparaban lentamente para marchar finalmente hacia Ashal. Era claro que los ánimos de todos era deplorable y con una buena razón desde de una lucha, supervivencia, y el milagro de haber sobrevivido definitivamente no tenían ni ganas de alzar las manos como señal de victoria, solo se querían ir de ese lugar lo mas pronto posible, y el rubio no era la excepción

-Era claro que le molestaba mucho la herida, y apoyando en la maga, se acerca al chocobo restante para apoyarse ahora con él tratando de no caerse. Y entre tanto su enigmático y alado compañero reparte una de sus cantimploras con el chico y la chica, esta bebe primero tratando de hidratarse lo que pudiera. Obviamente ahora ese líquido era un tesoro al cual no se podía desperdiciar ni una sola gota

-Esta vez estoy de acuerdo contigo –Respondió a la mención de la pelirrosa

-Era claro que esa agua era sagrada ahora, y el rubio no dudo en tomar lo que quedaba de aquel envase. A pesar de que se encontraba ya caliente, eso sinceramente le daba igual al chico, por lo que se tragó hasta la última gota de lo que quedaba. Y entre tanto estaba atento escuchando lo que le decía su ahora compañera temporal de viaje

-Ahora no sirve disculparse de nada. Ya todo paso –Menciono

-Era claro que ahora esa situación no le importaba, solo quería regresar a su hogar y tener un largo descanso hasta poder recuperarse. Por lo que rápidamente se monta en el chocobo y manteniendo su mano herida lo mas firme posible, comienza a moverse poco a poco esperando a que los demás también comenzaran a moverse

Spoiler:
Perdon por el post corto, es que amaneci mal hoy y apenas puedo escribir algo XD

Solk

Nivel : 9
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Luna Lietti el Mar Feb 16, 2016 6:47 pm

Solo quería llegar a Ashal pronto, la miqo’te era de lo más rara y aquel Aegyl también. Caminé al lado del chocobo de Solk en silencio.

Este último mes había sido de lo más loco, desde Mysidia, luego Solde Ruetha y ahora Parcelythe, solo quería paz y tranquilidad y Ashal era lo más cercano a ello. Solo quería llegar allí y zafarme de todo esto.

- Espero que cuando volvamos a encontrarnos, no sea de una manera tan mala. – dije a Solk.

Estaba realmente preocupada por él y por los demás, pero no quería pasar ni un minuto más en aquel lugar, todo era sangre, arena y un calor espantoso. Un verdadero infierno.

Aquel tesoro me había dejado intrigada, aquellos hombres no eran simples jinetes de carretas, llevaban algo valioso y todo se había desatado por ello. Aquellas personas en la carreta habían muerto por ello y nosotros habíamos salido lastimados por aquello también.

Estaba llegando a penar que tal vez yo era la que desataba todo esto, la mala suerte me estaba siguiendo desde Mysidia, solo quería un poco de paz, nada más.

Luna Lietti

Nivel : 18
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La indiferencia a los caidos [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:57 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.