Final Fantasy, La era de la Luz
Bienvenido a Cetus,
El lugar donde se desenvuelve Final Fantasy: La era de la Luz.

Si deseas registrarte no olvides leer las reglas obligatorias en el subforo "Centro de Leyes" y luego crear tu personaje en el subforo "Ficha de Personaje" guiandote de la ficha modelo.

Que disfrutes tu estadia.
Afiliados Élite (32/40)
Hermanos (02/05)
Directorio (02/10)

© HARDROCK
Últimos temas
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón - Normal]
Lun Mayo 23, 2016 6:33 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Afiliación-normal]
Sáb Abr 23, 2016 6:52 pm por Invitado

» Accademia Di Cielo || Afiliación {Élite}
Sáb Abr 23, 2016 2:57 am por Invitado

» Hiccup Hofferson
Vie Abr 22, 2016 7:59 pm por Juez Alraheim

» Sailor Moon Crystal - Afiliación Élite -
Miér Abr 20, 2016 5:29 pm por Invitado

» Ficha de Adinal Sanát
Mar Abr 19, 2016 6:01 pm por Juez Alraheim

» Ritz Astori
Mar Abr 19, 2016 3:19 am por Juez Alraheim

» Escudo de Bronce, Cuerpo de Acero, Corazón de oro. [Libre]
Jue Abr 14, 2016 3:06 am por Juez Alraheim

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 11:47 pm por Invitado

» — Hopes and Dreams { Normal }
Lun Abr 04, 2016 10:48 pm por Invitado


Atraco en el desierto (libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Atraco en el desierto (libre)

Mensaje por Lon'qu el Mar Ene 05, 2016 8:37 pm

Equipamiento
Spoiler:

Pistolas: Altair
Habilidades:
•Pyrotekniss: (1 Enemigo) Solo Pistolas.
 Infrinje daños mínimos de elemento fuego. [2veces]
•Tiro Tiniebla: (1 Enemigo) Solo Pistolas.
 Infrinje daños mínimos + "Ceguera". [1vez]

Era una calorosa tarde en medio de aquel desierto. Aquel día el sol pegaba muy fuerte. Entre las inmensas montañas de piedra y roca, había una pequeña familia de tres miembros que parecía haberse perdido por el interminable desierto. Delante de todo había una mujer que aparentaba tener unos treinta años. Era la que menos ropa llevaba pero parecía ser la que mejor aguantaba. Tenia el pelo oscuro largo y parecía que llevaba mas de una semana sin peinarse. Tenia la piel morena. Al igual que los otros tres parecía que tenia hambre. Mientras caminaba ayuda a un señor mayor que estaba a su lado a continuar con ellos, el cual parecía que era el que estaba peor de los tres en condición física. Era calvo pero llevaba una gran barba blanca. Al igual que la mujer era moreno de piel pero llevaba cantidad de ropa, hasta un trozo del burka debía haber llevado con anterioridad ella, pero se lo debía haber dejado para que no pasara tanta calor. Detrás de ellos iba un niño de unos 7 años, con el pelo corto negro pero sucio. Llevaba bastante ropa. A causa del viento que hacia casi no podían continuar.

El anciano se cayó al suelo y la mujer le levanto con sus pocas fuerzas a causa del cansancio con una mirada apenada hacia el:

-Por favor, padre descanse en una de esas rocas un rato. No puedes mas...

-Hija- Dijo el padre mientras negaba con la cabeza- No quiero haceros perder mas el tiempo, no nos queda casi comida y agua. Si seguimos así moriremos a causa de la calor, debemos encontrar ya la ciudad...

-¿¡No ves como estas?! -Dijo la hija mientras zarandeaba al anciano. De repente unas lágrimas le caían del rostro- Lo siento...

-Tranquila, ya me siento un rato- Dijo mientras se sentaba en una de aquellas rocas que estaban juntas a otras.

Entre las rocas, una sombra surgió. Era un pequeño brazo y en la mano una larga y afilada daga que se puso delante del cuello del anciano. Detrás de la mujer y del niño apareció otra sombra, esta con una pistola en la mano apuntandolos.

La sombra de la pistola se aclareció con el sol y se pudo ver a un chico joven, de 23 años con el pelo castaño oscuro corto pero revuelto. Con una mirada que enseñaba su odio hacia aquellos tres. Tenia la piel clara pero algo oscura. Llevaba una simple chaqueta de piel de color rojo y unos pantalones blancos. Además llevaba unas botas de cuero negro. En su mano derecha llevaba una Altair, la cual no dudaría en disparar. Parecía algo nervioso.

La otra sombra era la de una niña de unos 10 años. Tenia el pelo corto castaño recogido en una pequeña cola salida de arriba de su cabeza. Sus ojos eran verdes y tenia la piel blanca con infinitud de pecas. Era mas bien bajita, solo era un poco mas alto que aquel niño de 3 años mas pequeños. Llevaba una camisa corta estropeada y unos pantalones cortos. Iba vestida como un niño y aparantaba bastante que era un niño.

Los tres integrantes de aquella familia se asustaron y se miraron entre ellos, el niño casi se pone a llorar mientras que el chico de la pistola se acerca dos pasos mas cerca de la mujer y con un suspiro dice en aires de grandeza:

-Insectos, yo soy el gran bandido Lon'qu y ella es mi acompañante Rin. Tenéis 20 segundos para que me deis todo el oro y comida que llevéis.

-Pero... Nosotros no tenemos casi nada -Dijo la mujer asustada mientras negaba con la cabeza.
-9. Pues disparo al viejo. 8

-Por favor, si te lo damos no podremos sobrevivir en el desierto...

-7, vuestras vidas no me importan. 6 ¿Quieres morir?

-Llevamos a un niño-A la mujer le caían las lágrimas mientras su hijo corría hacia ella para abrazarle.

-5. Pues lo torturo delante tuyo ¿Que te parece? -La mujer empezó a sollozar mientras que Lon'qu soltó una carcajada- ¡O venga! ¿En serio que no me das nada? -Escupe en el suelo- ¡Ya me he cansado! Intenta apuntar al anciano, pero su poca experiencia con la pistola hace que la bala se desvié y casi le de a Rin, quien con acto de reflejo suelta al anciano mientras se caía al suelo.

La mujer agarró al anciano y le ayudo a levantarse mientras el niño rápidamente agarró arena en el suelo y se lo lanzó a los ojos de Lon'qu el cual tuvo que cerrarlos cegado por la arena. Cuando pudo volverlos a abrir vio como se escapaban corriendo. Se giro hacia Rin, quien se había levantado del suelo y llevaba una cara seria tirando a enfadada:

-¡¿Que haces?! -Dijo la niña poniendo mofletes como si fuera una cría pequeña- ¡Se escapan! ¡Se escapan! ¡Por tu culpa! ¡Por tu culpa! ¡Lo estropeas todo! -Le sacó la lengua, Lon'qu estubo a punto de volver a dispararla pero cambio de opinión y echo a correr tras aquellos tres.

-Pues que no escapen, están cansandos no tardaremos en pillarles- Dijo mientras intentaba dispararles pero por culpa del viento no acertaba a ninguno, aunque creyó que una bala había dado en el hombro del niño pero no podía confirmarlo debido a lo lejos que estaban.

-¡Socorro! ¡Nos quieren asesinar! ¡Por favor si ahí alguien que nos ayuda! -Dijo la mujer con la voz temblando, parecía que seguía llorando.

Lon'qu

Nivel : 1
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.