Final Fantasy, La era de la Luz
Bienvenido a Cetus,
El lugar donde se desenvuelve Final Fantasy: La era de la Luz.

Si deseas registrarte no olvides leer las reglas obligatorias en el subforo "Centro de Leyes" y luego crear tu personaje en el subforo "Ficha de Personaje" guiandote de la ficha modelo.

Que disfrutes tu estadia.
Afiliados Élite (32/40)
Hermanos (02/05)
Directorio (02/10)

© HARDROCK
Últimos temas
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón - Normal]
Lun Mayo 23, 2016 6:33 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Afiliación-normal]
Sáb Abr 23, 2016 6:52 pm por Invitado

» Accademia Di Cielo || Afiliación {Élite}
Sáb Abr 23, 2016 2:57 am por Invitado

» Hiccup Hofferson
Vie Abr 22, 2016 7:59 pm por Juez Alraheim

» Sailor Moon Crystal - Afiliación Élite -
Miér Abr 20, 2016 5:29 pm por Invitado

» Ficha de Adinal Sanát
Mar Abr 19, 2016 6:01 pm por Juez Alraheim

» Ritz Astori
Mar Abr 19, 2016 3:19 am por Juez Alraheim

» Escudo de Bronce, Cuerpo de Acero, Corazón de oro. [Libre]
Jue Abr 14, 2016 3:06 am por Juez Alraheim

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 11:47 pm por Invitado

» — Hopes and Dreams { Normal }
Lun Abr 04, 2016 10:48 pm por Invitado


Eludiendo la Muerte. [Duesel y Gabranth][CERRADO]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Eludiendo la Muerte. [Duesel y Gabranth][CERRADO]

Mensaje por Juez Gabranth el Vie Dic 11, 2015 11:51 pm

Al parecer la decisión estaba tomada, se irían conmigo o sin mí. Si bien el bosque Macalania era seguro, debían tener cuidado con los guardabosques del lugar, al fin y al cabo eran soldados de igual manera. Estaba entre la espada y la pared, quería asegurarme de que ella estaría bien, pero debía cumplir mi rol como Juez en la ciudad. Si hacia algo que enfadara a ese Bangaa estaría en aprietos.

- Está bien, será lo mejor para todos ustedes. – Miré a Amalia. – si es como dice Duesel, tus heridas serán sanadas de mejor manera que aquí, en lo que respecta a mí, los protegeré desde aquí. Pueden partir cuando quieran, mis hombres los escoltaran y acompañarán. – No dejaría que viajen solos. – Arreglaremos todo para que parezcan una caravana de mercaderes. – Me acerqué a mi escritorio y saqué un papel de allí. – Esto es un permiso de libre albedrio, con solo mostrarlo podrán entrar a cualquier ciudad o deshacerse de alguna inspección. Esta firmado con mi puño y letra y posee el sello de los jueces. – Se lo entregué a Amalia. – Les deseo suerte.

Duesel se marchó de la habitación y nos dejó nuevamente solos. Vi cómo nos observaba desde afuera y cerré la puerta dejando a la muchacha dentro. Siempre creí que estando conmigo podrían estar a salvo, pero él también contaba con gente que los ayudaba, era de admirar el que ambos quisieran partir para no involucrar a gente inocente como había pasado hoy.

- Ese documento les será de utilidad. – dije mientras me paraba enfrente de Amalia. – Trataré de mantenerlos al tanto de todo mientras ustedes estén fuera. – No entendía lo que me pasaba, pero se me estaba haciendo difícil el dejarlos partir, en especial a Amalia, después de toda aquella revelación. – Cuando todo acabe tendremos tiempo de pasar más tiempo juntos. – Tomé el vestido de ella entre mis dedos para luego dejarlo deslizar entre ellos  y posteriormente alejarlos. – Cuando ello acabe te estará esperando un nuevo vestido. – Sonreí. - Quizás puedas hablarme más de mí o de mi hermano y sus sucesores o tal vez puedas hablarme más de ti. – Realmente no quería dejarla ir, pero mi deber era más importante que mí querer. La tomé de sus hombros y la acerqué a mí para abrazarla, aun cuando tenía aquellas quemaduras, quería sentir su cuerpo en el mío, aquello me hizo sentir más vivo que nunca y dejé por unos instantes de pensar en mí como arma y sentirme humano otra vez. Mientras la tenía entre mis brazos sentí su fuerte palpitar y el aroma de su cabello. – Prometo que trataré de hacer todo lo que esté a mi alcancé para hacer que Edwards pague y limpiar sus nombres, hasta ese entonces mantente a salvo, Duesel cuidará bien de ti. Y lo que respecta a la familia de Sophia y la tuya, estarán bajo mi resguardo personal, así que no se preocupen de ello. – Me separé de ella para dirigirme a la puerta y abrirla, allí pude ver a Sophia quien se encontraba en el umbral de la habitación de Amalia.

Las horas pasaron y los hombres que acompañarían a Duesel y a los demás tenían todo preparado. Serían una caravana de mercaderes viajando por Cetus en busca de finas telas para los poderosos. Todos se encontraban afuera, subiendo las cosas a la carreta. Me despedí de Sophia y de Bowgan para luego verlos partir. Ahora más que nunca debía encontrar pistas sobre aquellos paladines oscuros y quien estaba al mando de ellos, debía comenzar interrogando a Edwards.

_________________
I.II.III.IV.V.
Juez Gabranth




«El guardián de la ley que preside los juicios a vida o muerte, su verdadera fuerza se ejerce cuando se pone el yelmo.»
avatar
Juez Gabranth

Nivel : 80
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eludiendo la Muerte. [Duesel y Gabranth][CERRADO]

Mensaje por Amalia Abagnale el Sáb Dic 12, 2015 12:14 am

Duesel tenía prácticamente todo planeado, realmente quería partir a Macalania en donde se encontraba dicho personaje. Sabía que estaba haciendo esto por mí y por todos nosotros, pero realmente no quería irme de la ciudad, tenía a mi familia y mis hermanos aquí, aun cuando no me llevaba bien con ellos, dejarlo a merced del enemigo no era lo ideal. Entre Noah y Duesel ya tenían todo planeado, me sentía como un objeto que pasaban de un lugar a otro, no por mi débil condición, sino porque no podía hacer nada al respecto, pues solo era una simple soldado.

- Supongo que estarás bien cuando nos marchemos, eres un Juez después de todo. –
Lo vi cerrar la puerta en lo que Duesel nos había dejado solos. – Realmente muchas gracias por todas las cosas que has hecho por nosotros, aun cuando los relatos te describan como el villano de la historia, nos has demostrado que la gente puede cambiar. – Lo escuchaba atentamente, cada palabra que me decía. – También espero que podamos tener una conversación, lamento habernos conocido de esta manera. – quizás si nos hubiera dicho quién era desde el principio, hubiésemos sabido que éramos el uno del otro. Me pesaba el que tuviera que quedarse y no poder acompañarnos. Si bien me sentía segura con Duesel, con Noah lo sentía más como una necesidad de querer estar con él, tal vez sea que no todos los días te encuentras con un antepasado tuyo. Vi como sus manos e posaron en mis hombros y hacía que me acercara a él. Al parecer sus heridas no eran un impedimento para poder abrazarme, me rodeó con sus brazos y mi corazón comenzó a latir de manera rápida y fuerte. Dude unos segundos antes de corresponder su abrazo, quería abrazarlo fuertemente, pero podía lastimarlo. – me gustaría quedarme. – murmuré. – contigo, pero lo correcto es marcharme. – Tragué saliva. – Dejo en tus manos a nuestras familias y una vez más, gracias Noah, por todo.

Al sepáranos supe que ese era el adiós. Abrió la puerta y salí de la habitación hasta donde estaba Sophia haciendo nuestras maletas. Nos colocamos la ropa que nos había traído la mujer que había cuidado de mí, mi cabello recogido y el traje de viajeros habían hecho de mi otra persona. Duesel y Bowgan nos estaban esperando afuera junto con los hombres que Gabranth había dispuesto para nosotros, subí a la carreta junto a mi compañera y partimos. Pude ver a Noah en el pórtico de la posada cada vez más y más lejos de mí.
avatar
Amalia Abagnale

Nivel : 18
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.