Final Fantasy, La era de la Luz
Bienvenido a Cetus,
El lugar donde se desenvuelve Final Fantasy: La era de la Luz.

Si deseas registrarte no olvides leer las reglas obligatorias en el subforo "Centro de Leyes" y luego crear tu personaje en el subforo "Ficha de Personaje" guiandote de la ficha modelo.

Que disfrutes tu estadia.
Afiliados Élite (32/40)
Hermanos (02/05)
Directorio (02/10)

© HARDROCK
Últimos temas
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón - Normal]
Lun Mayo 23, 2016 6:33 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Afiliación-normal]
Sáb Abr 23, 2016 6:52 pm por Invitado

» Accademia Di Cielo || Afiliación {Élite}
Sáb Abr 23, 2016 2:57 am por Invitado

» Hiccup Hofferson
Vie Abr 22, 2016 7:59 pm por Juez Alraheim

» Sailor Moon Crystal - Afiliación Élite -
Miér Abr 20, 2016 5:29 pm por Invitado

» Ficha de Adinal Sanát
Mar Abr 19, 2016 6:01 pm por Juez Alraheim

» Ritz Astori
Mar Abr 19, 2016 3:19 am por Juez Alraheim

» Escudo de Bronce, Cuerpo de Acero, Corazón de oro. [Libre]
Jue Abr 14, 2016 3:06 am por Juez Alraheim

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Afiliación normal]
Mar Abr 12, 2016 11:47 pm por Invitado

» — Hopes and Dreams { Normal }
Lun Abr 04, 2016 10:48 pm por Invitado


Buscando un nuevo Hogar, un continente desconocido [2/2] (c/Sr. Duesel)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Buscando un nuevo Hogar, un continente desconocido [2/2] (c/Sr. Duesel)

Mensaje por Eetu el Sáb Dic 26, 2015 7:20 pm

Equipo y Esferas:
-Túnica de Cáñamo (Traje Místico)
• Cura [2 veces] (Restaura la vitalidad de un aliado)
OST:

Sólo recordaba con melancolía como la isla que lo vió nacer se alejaba en el horizonte a medida que el barco navegaba y dejaba Ta Nèj.
Recuerdos de años pasados y duras lecciones pasaban por su mente una y otra vez, recordando las enseñanzas de su madre y el cálido abrazo de su padre. Pero ahora ellos ya no estaban, el pequeño moguri estaba por su cuenta por vez primera.

El viaje se hizo largo, tedioso y aburrido, el clima era frío y no había mucho que hacer en el barco. Se dedicaba a mirar por la ventana como las olas subian y bajaban allí afuera, tomó fuertemente su esfera de Cura y la observó por largos periodos, esperaba que lo único que sabía hacer le ayudase a sobrevivir en una tierra que desconocía, era primera vez que salía de la isla, y lo hacía para quizás no volver jamás.

Poco a poco los densos nubarrones fueron despejando el cielo, Ta Nèj tenía su propio biombo climático, el último de la rama familiar Freezmog se sorprendió al ver los cálidos rayos del sol atravesar las nubes que poco a poco se iban disipando en los firmamentos. Sus ojos brillaron de emocion al ver el brillante sol por tanto tiempo, en Ta Nèj eran cortos los períodos en los cuales se podía ver el astro luminoso, pero ahora, las historias de su madre sobre otra tierra donde brillaba el sol se hacían realidad, podía verlo con sus propios ojitos.
Observó el sol, por primera vez esconderse en el horizonte, en el mar, haciendo que las nubes se tornaran de colores que jamás había visto antes.
Permaneció despierto para ver la noche y las estrellas, tambien le encantó ver tantas lucecitas brillando en el cielo oscuro, buscó la más brillante y la miró por largo rato, tomó su esfera de Cura y susurró al viento:

Se que estás brillando en esa estrella mamita kupó, me cuidarás de noche y yo cuidaré de los heridos de día, como me enseñaste kupó ~ Una pequeña sonrisa se dibujó en el rostro del moguri y una lágrima adornó cada una de sus mejillas ~ Debo ser fuerte kupó, mamá estará orgullosa de mi kupó
Observó el cielo hasta que se durmió aferrando con fuerza su esfera de Cura.

Al día siguiente despertó con un haz de luz sobre su cara y una Miqo'te se acercó a él en los camarotes comunes. Eetu la conocía bien, era Miawsy, la profesora de la Aldea, la dulce Miqo'te había juntado a todos los niños que habían quedado huerfanos y llevó todos sus ahorros para poder trabajar en un horfanato junto con los niños, esperaba encontrar gente de buen corazón como ella que la pudiese ayudar en su empresa. Padre siempre decía que los pequeños detalles hacían grandes a los moguri.. y Miawsy era un ejemplo de aquello.
Pequeño Eetu, despierta, hemos llegado al Puerto de Balfoheim aquí nuestros caminos se separarán ~ Dijo con algo de pena la Miqo'te de cabellos azulados.
No se preocupe miss Miawsy, yo estaré bien kupó, usted debe preocuparse de los otros pequeños que quedaron sin hogar kupó ~ Dijo el pequeño moguri mientras se levantaba.
Le deseo la mejor de las suertes, muchas gracias por todo lo que me enseñó kupó ~ Le dió un fuerte abrazo a la Miqo'te, que se arrodilló para estar a la altura del pequeño.
Cúidate mucho Eetu Freezmog, se que podras salir adelante solito, eres un chico inteligente y de buen corazón ~ El pequeño moguri le ofreció una cálida sonrisa y tomó sus cositas en una vara y comenzó a salir de la habitación, subió las escaleras y el sol estaba más brillante que nunca. El puerto era impresionante, había mucha gente, chocobos, carros, de todas las razas, inclusive algunas que él no había visto nunca.
Se despidió de todos, uno por uno, revisó que todas sus cosas estuvieran en su lugar y a medida que iban bajando del barco, él también se puso a la fila de descenso.

Abajo había un Hume anotando a todos, cuando fué su turno dió sus datos y puso una X donde le indicaban, no tenía firma, ni sello personal, sólo un pendiente heredado de su madre.

Comenzó a caminar por el lugar, se asercó a una pareja:
Disculpe kupó, podría decirme donde... ~ La pareja pasó de él y siguió caminando.
Disculpe señor kupó... ~ Volvían a ignorarlo.
Podría decirme kupó, donde está el Hospit... ~ Al parecer todos estaban demasiado metidos en sus asuntos.

Un par de Humes fortachones llevando una pesada caja lo pasaron a llevar y cayó al suelo.
Cuidado enano, no te pares en medio del camino ~ Eetu recogió rápidamente sus cositas y se hizo a un costado mientras ese par de hombres altos movían esa pesada caja.

Bajó su cabeza y se sintió algo triste, no sabía como haría para encontrar el hospital, o alguien a quien ayudar. Su estómago rugió un poco, tenía algo de hambre.
Creo que esto será más dificil de lo que pensaba kupó, pero ¡no debo rendirme kupó!

Nadie al parecer se había percatado o tomado atención de que su pompom era distinto al común de los moguri, era en forma de cristal, pero eso sólo era un detalle estético para todos los observadores casuales. Empezó a caminar más al interior por si podía encontrar una señal que le indicase donde podría ofrecer sus conocimientos y oficio para ayudar a los necesitados, despues de todo, era lo único que sabía hacer bien.


Última edición por Eetu el Sáb Dic 26, 2015 8:32 pm, editado 1 vez
avatar
Eetu

Nivel : 7
Raza : Moguri

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando un nuevo Hogar, un continente desconocido [2/2] (c/Sr. Duesel)

Mensaje por Duesel Hawkner el Sáb Dic 26, 2015 8:26 pm

Equipo y Habilidades:
Mano derecha: Espada corta. (Espada)
Mano Izquierda: Escutcheon (Defiende: Lento | Escudo)
Armadura: Brigandine (Anti: Sacro | Armadura ligera)

Habilidades:
•Primeros Auxilios: (Usuario) Se recupera de los estados "Veneno" y "Ceguera". [1vez]
•Alta Reacción: (Usuario / Condicional) Se induce el estado "Coraza" si tiene equipado un escudo. [1vez]

Poco a poco caminaba por el extenso puerto de Balfonheim, en busqueda de Bowgan. El santo lobo me tenía preocupado, ya que habían pasado más de una semana fuera y Sophia estaba muerta de preocupación. Pensaba encontrarlo en Balfonheim y decirle que viniese a Macalania de una vez por todas, pero en el puerto no había ni rastro de él y en el bar tampoco, así que solo me quedó una sola opción: Nuestra base. Me dispuse a ir hacia nuestra base en Balfonheim y confirmar si estaba ahí, pero el camino seguramente estaba vigilado por guardias...Parecía que tomar el camino lento, por el mercado e ir por los callejones era la opción más segura de llegar. "Maldita sea, Bowgan. Mas te vale no hacerme preocupar en vano", decía mientras me hacía camino a la ciudad central, saliendo del puerto.
Salí unos metros del puerto, en calle hacía el mercado central, cuando vi un pequeño brillo entre la multitud, un cristal para ser preciso. Un objeto de tamaña rareza se le debió de caer a alguien. Me acerqué y vi entre la multitud que el cristal lo portaba de pompón un pequeño moguri de ojos cambiantes, que atesoraba unaa pequeña esfera de cura y un pendiente en su oreja. Al parecer, tenía todas las pintas de ser un infante, pero lo que me extraña es que no tuviese padre ni madre a su lado, siendo éstas criaturas muy sociables y animadas para cada cosa que hacen, así que inmediatamente pensé que estaba perdido. Me acerqué a el y dije:
-¿Estás perdido pequeño? ¿O solo estás esperando a alguien? - Le dije en un tono no muy fuerte, para no asustar al jovencito. En ese instante pasó un maleducado antrolobo, tirando en su pasar la esfera de cura que atesoraba el moguri y mi confiable espada al suelo. Personas como esas son la razón por la que no suelo venir a Balfonheim tan seguido. Recogí la esfera del moguri sin antes pulirla y se la entregué diciendo:
-Ten pequeño, guárdala en un lugar seguro. - Dije mientras recogí mi espada y la ajusté en mi cinturón.


Última edición por Duesel Hawkner el Miér Dic 30, 2015 12:09 am, editado 1 vez
avatar
Duesel Hawkner

Nivel : 28
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando un nuevo Hogar, un continente desconocido [2/2] (c/Sr. Duesel)

Mensaje por Eetu el Mar Dic 29, 2015 4:52 am

Permaneció inutilmente en la calle buscando que alguien le diese las indicaciones pertinentes para llegar al hospital o refugio de curanderos del puerto, puesto que esperaba poder conseguir un trabajo.

Al no conseguir respuesta alguna Eetu decidió interiorizarse un poco más en la ciudad portuaria por si podría encontrar una mejor respuesta en los menos atareados del lugar, pero tuvo la misma suerte, estaba perdido buscando alguna señaletica o cartel que indicara donde podría estar la botica, hospital, iglesia o cualquier cosa donde pudiesen necesitar sus servicios, pero a medida que miraba a los lados y veía pasar una y otra vez a tantas personas distintas como no había visto en su vida antes, poco a poco se fué perdiendo en el mar de gente hasta que no supo donde diantres estaba parado.

Entonces un caballero, un Hume, de serio semblante y gallardo porte llegó a su lado y le preguntó si estaba perdido, podría ser un guardia o un caballero de una orden respetada, se notaba su postura correcta y si algo sabía ver Eetu era el corazón de las personas, sentía que era un hombre sencillo de buenas costumbres que sólo quería ayudar. Sus ojitos brillaron de felicidad y cuando se dispuso a abrir la boca para preguntarle al fin a alguien que si le ponía atención un Gran Antrolobo todo peludo, fuerte y rudo pasó a llevarlos a ambos, calló de costado golpeando su hombro y su esfera de Cura saltó por los aires, sintió que su corazón se detenía y se lanzó a la búsqueda de su tan preciado objeto, a cada respiro que daba y centrímetro que avanzaba a su esfera sus ojos comenzaban a llenarse de lágimas, era lo más preciado que tenía y por descuido lo había perdido.

El Caballero de roja armadura recogió con una facilidad y destreza increible su esfera de Cura y se la devolvió despues de sobarla para sacarle algo de brillo, el pequeño moguri recibió la esfera y la aferró fuertemente contra su pecho, se sentía tonto y sólo, miró al Hume alto y rojo, de barba pareja y buena presencia, con sus ojitos vidriosos a punto de soltar unas lágrimas por lo sucedido:
Señor kupó, estoy buscando el hospital kupó... ~ comenzó a sollozar y se limpió el rostro con la manga de su túnica.
Soy un mago blanco kupó y sólo quiero poder ayudar kupó... ~ Los ojos del moguri brillaban con esperanza, deseaba con todas sus fuerzas cumplir con lo que su madre le había inculcado.

Sus mejillas estaban sonrojadas y su cristal a la luz del sol brillaba con tonalidades ambar.
Su ojo derecho era color topacio amarillo y su ojo izquierdo con los brillos de las esmeraldas. Se acercó al Caballero y tomó la tela de su pantalón.
Dígame donde puedo ir a curar personas kupó... por favor.. kupó. ~ Miró al caballero a los ojos espectante, esperando que pudiese darle la respuesta que tanto esperaba.. cuando de pronto...
Su estómago rugió más que nunca con un sonoro sonido que hizo que el moguri se avergonzara por completo y bajara la mirada tratándo de ocultársela al Caballero de roja armadura y centrándose en mirar su Preciada Esfera, mietras su naricita se reflejaba en el objeto color marmol que portaba aquella poderosa magia para recuperar la vitalidad de las personas.


Última edición por Eetu el Miér Dic 30, 2015 6:12 pm, editado 1 vez
avatar
Eetu

Nivel : 7
Raza : Moguri

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando un nuevo Hogar, un continente desconocido [2/2] (c/Sr. Duesel)

Mensaje por Duesel Hawkner el Miér Dic 30, 2015 1:43 am

El pequeño moguri de pompón cristalizado lloraba mientras sostenía la pequeña esfera de cura que llevaba. Imaginaba que para él, esa pequeña esfera que llevaba era el objeto más preciado que tenía. No pude evitar senrir un poco de compasión por el pequeño ser felpudo. "Que hará este niño solo... sus padres deben estar preocuoados por él." El moguri buscaba un hospital, posiblemente se sentía enfermo, pero cuando oí que quería saber donde curar a las personas supuse que éste pequeño ser quería prestar un servicio a las personas. Aún así no entendía todo sobre este pequeño ser, pero al ver lo triste que se sentía, se me pasó una idea por la cabeza.
-Pequeño, si de verdad quieres ayudar a las personas, ven conmigo. - La última vez que vi el hospital decía que no aceptaban más trabajadores... pero Kotsaru necesitaba más miembros en la base, y siempre me encargaba que trajera guerreros de buen corazón que sean partícipes en la batalla. El pequeño moguri parecía no tener idea absoluta de lo que era el mundo exterior... y como buen caballero debía enseñarle eso de la manera más fácil. -Estoy buscando a un amigo, pero puedo guiarte por la ciudad. - Sentí un rugido que venía del estómago del pequeño moguri, y eso me dio indicios de que el pobre posiblemente llevara tiempo sin comer.
-Sígueme - Le dije y lo llevé a uno de los primeros destinios a los que iba, el mercado central. Ahí ya era común mostrarme, puesto que ya había actuado como caballero en la caza de ese ladrón hace días atrás. Fui a uno de los puestos, en los que había una miqo'te atendiendo el pequeño puesto de verduras. Al verme se alegró bastante, pues ella fue una pieza fundamental en la captura de ese ladrón.
-¡Buenos días! ¿Va a querer algo? - Pronunció la chica con una sonrisa en su rostro.
-Lo mismo de hace días atrás. - Dije mientras dejaba los guiles en el mostrador. Ella me dio en una bolsa dos frutos dulces bastante grandes y me la dio. Saqué una de ellas y se la ofrecí al infante. -Debes tener mucha hambre. Toma, ésto te ayudará a mejorar el humor. - No sabía como reaccionaria el pequeño, pero mi código me obligaba a ayudsr al que lo necesite, y era obvio que el pequeño moguri necesitaba ayuda.


Última edición por Duesel Hawkner el Miér Dic 30, 2015 9:52 pm, editado 1 vez
avatar
Duesel Hawkner

Nivel : 28
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando un nuevo Hogar, un continente desconocido [2/2] (c/Sr. Duesel)

Mensaje por Eetu el Miér Dic 30, 2015 6:36 pm

Eetu escuchó atentamente al caballero, tal vez en su órden necesitaban ayuda, pues le dijo que lo acompañase.
También le dijo que buscaba a alguien, pero no le dijo ninguna seña o característica por si Eetu lo había visto, o lo viera antes que él.
Siguió al Caballero por la jungla de gente, llegando al mercado.
Al parecer era su día de suerte, al Caballero lo atendían muy bien, seguramente era una especia de héroe local o veterano del lugar, pues se apreciaba que algunas personas lo atendían con mucha cordialidad.

Se acercó al puesto de una miqo'te y compró algo de fruta, a Eetu se le hizo agua la boca y miró como el caballero le ofreció una de aquellos grandes y coloridos frutos.
-Debes tener mucha hambre. Toma, ésto te ayudará a mejorar el humor.
Eetu miró al caballero y antes de recibir la fruta recordó que siempre hay que tener buenos modales, su padre siempre se lo repetía, si uno no tenía buenos modales no caería bien allá donde lo invitasen.
Soy Eetu Freezmog ~ Intentó verse decente estirando su ropita hacia abajo, limpió su manita en la ropa y se la extendió a Duesel ~ un placer señor caballero.

Luego de las presentaciones pertinentes, guardó su esfera de Cura y recibió la fruta, la observó, pues era primera vez que la veía, y le dió un pequeño mordisco, estaba dulcesísima y jugosa. Su estómago dió dos rugidos más y él le propinó dos grandes mordidas, grandes dentro de los estándares de la boca moguri, y sintió la frescura en su garganta.. ¡hip!, había tragado rápido y le había dado hipo.

Yo vengo de ¡hip!, ¡kupó! ~ Se sintió tonto, pero era algo que no podía evitar. ~ Disculpe ¡hip!, kupó.. yo soy un mago blanco ¡hip!, kupó.. que viene de ¡hip!, ¡¡kupó!! .. ~ Golpeó su pecho tratando de que saliera el aire de una vez, y exaló fuertemente... y su hipo se detuvo.

Soy Eetu Freezmog, vengo de los supervivientes de la Isla de Ta Nèj kupó, mis padres desaparecieron en una avalancha antes de que evacuáramos el poblado kupó. ~ Se detuvo un instante y miró la fruta a medio comer, con sus semillas al aire.
Es primera vez que estoy en el continente kupó, yo nací y me crié en la Isla, no conozco a nadie aquí kupó y lo único que se hacer es el oficio que me enseñó mamá kupó, para cuidar y proteger a las personas kupó. ~ volvió a mirar al caballero y le ofreció una amplia sonrisa.
Estoy en deuda con usted kupó, me ha ayudado a saciar mi hambre, es dificil encontrar donde ayudar en el continente kupó, todos están muy metidos en sus asuntos y no le prestan atención a nadie kupó. ~ sacó un pañuelo a muy mal traer y limpió su rostro y boca, luego guardó el poco más de la mitad de fruta que le quedaba, no sabía cuando podría contar con la amabilidad de alguien como la de este caballero denuevo, así que sería mejor racionar lo poco y nada de comida que tenía hasta que pudiese encontrar trabajo.

Volvió a mirar espectante al caballero.
Si hay algo que pueda hacer por usted kupó, sólo dígamelo, mamá siempre dijo kupó, que hay que ser agradecido con las buenas personas kupó, ¿tal vez si lo ayudo a buscar a su amigo kupó?. ~ Estaba mucho más calmado, y se sentía mucho más seguro con Duesel, a pesar de que el caballero todavía no le decía su nombre.

Esperó la respuesta del Hume, pues de una u otra manera le debía un favor y se lo pagaría, por que eso correspondía a los moguri de buenos hábitos, padre siempre le decía, cuando alguien te extienda la mano, extiéndesela de vuelta, por que no sabes cuando ese amigo puede ayudarte en otra ocasión denuevo.
avatar
Eetu

Nivel : 7
Raza : Moguri

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando un nuevo Hogar, un continente desconocido [2/2] (c/Sr. Duesel)

Mensaje por Duesel Hawkner el Miér Dic 30, 2015 9:50 pm

El pequeño moguri me confesó su nombre. Se llamaba Eetu, y al parecer tenía buenos modales. Se sintió bastante agradecido por la fruta y la sonrisa en su rostro tan solo me probaba que había hecho bien. Debía presentarme, puesto que no me gusta actuar como maleducado.
-Mi nombre es Duesel Hawkner. Gusto en conocerte, pequeño Eetu. -
Eetu parecía feliz con el fruto que llevaba en sus manos, y entre mordisco se veía la felicidad en el rostro del joven. Ésta era una de las razones por las que me volví un caballero, para ver la sonrisa en las personas tras hacer una buena acción. El moguri comía tan rápido la fruta que entre mordiscos, los ruidos naturales de estos pequeñajos se confundía con el incansable hipo que tenía. Al final, el pequeño Eetu logró hábilmente soltar esd aire que se le acumulaba en la garganta. El pequeño me confesó lo mucho que tuvo que sufrir para llegar aquí, lo de la pérdida de sus padres y no pude evitar sentirme mal por él. Nuestras miradas se cruzaron y la cálida sonrisa del joven Eetu solo me daba indicios de lo mucho que quería salir adelante este pequeño moguri de pompón cristalizado. Le compartí una sonrisa y le dije:
-Tu, pequeño Eetu eres un ejemplo de la vida. Tus acciones podrían no solo sanar las heridas externas, sino también las heridas internas de cada persona. - El pequeño moguri me ofreció su ayuda en buscar a Bowgan, yo tan sólo le sonreí y dije: -Te agradezco el gesto, con tu ayuda quizás pueda encontrar a Bowgan con mayor facilidad. - Tomé al pequeño moguri con cuidado y lo subí a mi cabeza. -Listo, así tendremos más visión de lo que suceda. Avísame si ves a un antrolobo color rojo y blanco. - Me aseguré de que se aferrara bien a mi cabeza. Al caminar por las calles, pude notar que las personas solían caminar en grupos y que las áreas en las que la gente solía transitar habitualmente estaban completamente vacías. "Esto es raro", pensaba. Ésta era la hora pico para que la gente tomara las rutas hacía sus trabajos o la taberna y esas rutas estaban completamente vacías.
-Posiblemente esté aquí, pero no entiendo por qué está tan vacío. - Al aproximarme pude escuchar quejidos en un callejón y risas. Irónicamente era el mismo callejón del pasado. -Quédate aquí. ¿Entendido? - Dije en voz baja mientras daba pasos sigilosos. Al final, pude encontrar a Bowgan, pero no de la manera que esperaba encontrarlo. Estaba atado y siendo golpeado por dos tipos con armaduras negras. Los mismos que esa vez nos atacaron. Aunque ellos estaban mueftos, no pensaba que habría más. Me dolía ver a Bowgan de esa manera, pero debía saber que era lo que hacían ellos aquí. Escuché con bastante cuidado para no hacer ruido y no alertar nuestra posición.
-Uff, este lobo de mierda es duro. -
-Si... vamos, lobito. Entre más rápido confieses donde está Duesel, más rápido podrás descanzar de éste dolor en la otra vida -
-Sobre mi cada... ¡AARGH! - Un golpe en el estómago a Bowgan hizo que apretara el mango de mi empuñadura con fuerza.
-Es inútil, éste lobo no va a contestar. Si no fuese por escorias como estas, Solde Ruetha hubiese sido nuestra hace once años. -
-Ya, da igual. Cuando lo llevemos a la base lo masacrarán tan fuerte que nos rogará que lo matemos. - Sin darme cuenta, ya tenía mi espada afuera de su funda y por reacción, golpee el suelo, haciendo un ruido que se escuchó en el callejón.
-¿Oíste éso? -
-Sí, vayamos a ver. -
-¿Y que hacemos con él? -
-Déjalo. Con lo débil que está, no creo que se suelte - Cuando oí que se aproximaban, pensé que era la oportunidad perfecta para poder sacar a Bowgan de ésto. Me arrodillé hasta donde estaba el moguri y dije en voz baja.
-Cuando me arroje, corre hasta donde está el antrolobo y ayudalo. Ve con cuidado, pequeño Eetu. - Al pronunciar esas palabras, me voltee para esperar a esos caballeros de armadura negra. Debía alejarlos lo suficiente para mantenerlos lejos de Bowgan y así poder salvarle. Solo espero que el plan resulte como yo pienso.
avatar
Duesel Hawkner

Nivel : 28
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando un nuevo Hogar, un continente desconocido [2/2] (c/Sr. Duesel)

Mensaje por Eetu el Jue Dic 31, 2015 12:46 am

El caballero de carmesí armadura se presentó como Duesel Hawkner, un nombre imponente para aquel gallardo caballero. A medida que avanzábamos el caballero le dijo algo que lo llenó de paz, le dijo que era un ejemplo de persona y que con sus acciones no sólo podría curar las heridas externas de las personas, sinó tambien las internas. Mamá le decía algo parecido, no sólo basta con curar el cuerpo de una persona, también hay que mantener en buena salud la mente y el corazón.
A Eetu le emocionaba escuchar eso, despues de todo eso era lo que él quería hacer en su vida, ayudar a los demas y cuidar a los que lo necesitaban.
Duesel también agradeció al moguri por la disposición de ayudarle a buscar a su amigo, le indicó al pequeño que a quien buscaba se llamaba Bowgan, y era un Antrolobo Rojo con Blanco, le pareció algo gracioso a Eetu, puesto que su túnica era de aquellos mismos colores lo subió a sus hombros y el moguri cuan experto vigía comenzó a mirar a su alrededor tapandose la vista con la mano para que el sol no le molestase.
A medida que avanzaban, algunos lugares parecían menos transitados que otros, el caballero carmesí parecía extrañado también, y lo bajó de sus hombros.
-Posiblemente esté aquí, pero no entiendo por qué está tan vacío. - dijo Duesel y comenzaron a aproximarse a un callejón, Eetu alzó su pompon y sintió vibraciones de sonido dentro del mismo. Pero antes de que pudiese asomarse a ver, el Hume le dijo en voz baja -Quédate aquí. ¿Entendido? -

Eetu permaneció quieto y en silencio, mientras veía como su guia se acercaba al lugar.

Luego de unos instantes desenvainó su arma, y Eetu se preocupó, él no tenía nada con que pelear, e incluso nisiquiera sabía hacerlo, despues de todo, en Ta Nèj, todos tenían su función específica, y luchar no era la de el joven Freezmog.
Entonces el caballero le dió una instrucción muy peligrosa al moguri:
-Cuando me arroje, corre hasta donde está el antrolobo y ayudalo. Ve con cuidado, pequeño Eetu. -

La empresa parecía peligrosa, pero por lo que alcanzó a comprender, el amigo que buscaba estaba en problemas.
Tomó el capuchón de su túnica y se cubrió la cabeza, dejó las orejas y el pompon hacia adelante, l idea era que no le pudiesen tomar del "cabello"

Esperó que Duesel llamase la atención de los "enemigos" y salió de su escondite.
Le dió un poco de miedo ver a esos dos grandes caballero negros, intentó escabullirse por un costado lo más rápido posible y lo consiguió, pero cuando iba llegando al Antrolobo tropezó y cayó de cara justo a los pies de Bowgan..
Se levantó rápidamente como pudo sacudió su cabeza y sin mirar atrás, donde escuchaba sonidos de metal chocando, comenzó a tratar de desatar al Antrolobo rojiblanco.
Soy amigo del señor Duesel, no te preocupes. ~ El antrolobo estaba bastante a mal traer, golpeado y casi sin fuerzas. Se notaba que le habían propinado una buena paliza, sus brazos y piernas estaban contusos y un hilillo de sangre caía de su nariz para juntarse con un surco más grande de sangre que provenía de su boca.

Eetu era hábil con los vendajes, pero no mucho con las cuerdas, cuando vió que se veía superado por un nudo comenzó a roerlo hasta que lo rompió con sus colmillos.

Bowgan que sabía que debía ayudar a su camarada, se levantó a duras penas, y no con la rapidez que esperaba. A lo cual Eetu reaccionó sacando su preciada esfera de Cura y comenzando a invocar su magia.

Antrolobo defensor, enfoca tu voluntad que con esta energía vital me encargaré de tus lesiones, ¡Cura! ~ Un halo de luz semidorada envolvió la esfera y saltó con reflejos color esmeralda hacia Bowgan, que a medida que avanzaba a socorrer a Duesel, iba adquiriendo más velocidad y sus heridas iban desapareciendo con forme la magia curativa y la luz sagrada iban surtiendo su efecto.

Por su parte, Eetu comenzó a escabullirse entre los tachos de basura y los escombros para acercarse a Duesel, por si había quedado muy herido manteniendo a raya a los caballeros negros, era primera vez que estaba en una pelea, pero sea como fuese tenía que ayudar al Caballero Hawkner, despues de todo, le debía un favor.
avatar
Eetu

Nivel : 7
Raza : Moguri

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando un nuevo Hogar, un continente desconocido [2/2] (c/Sr. Duesel)

Mensaje por Duesel Hawkner el Jue Dic 31, 2015 7:12 pm

La paciencia era la clave en éste caso. Debía aproximarlos a mi y de esa manera poderlos agarrar por sorpresa y sobrepasarlos a pesar de que ellos tengan ventaja numérica. Diciendo esto, apenas el primer desgraciado pasó, yo tomé mi Escutcheon y cargué hacia el, empujandolo con fuerza hacía la pared. Eso no haría mucho daño, pero iría a distraer a los tipos de armadura negra y como sospechaba, ni vieron al pequeño correr hacia Bowgan.
-¿¡Es...!? -
-Ahórrate las palabras. - No me interesaba en lo más mínimo lo que dijeran de mí, de lo sorprendido que estaban o de los insultos que me dirían. Con tipos como estos prefiero dejar que mi espada sea la que hable. Examine más a fondo a mis enemigos y vi que uno usaba una lanza y tenía otra más en la espalda. El segundo tipo tenía un hacha enorme. Le veía más posibilidad de éxito al tipo del hacha, ya que las hachas son bastante lentas y una espada es más rápida, pero también me enfrento a una persona que usa lanzas. Si bien puedo enfocarme en el mastodonte del hacha, no debo olvidar que una lanza es más larga que una espada y puede penetrar defensas más fácilmente, debido a que una espada puede parar ese tipo de cosas con dificultad. Tampoco debía olvidar el hecho de que era un injusto dos contra uno, pero estoy acostumbrado a luchar de manera desigual.
-Hehe, así que... -
-He dicho silencio - Tomé mi espada y subí mi Escutcheon. La Brigandine que traía debajo de mi armadura me protegería de cualquier tipo de arma sacra. Era obvio en qué tenía que enfocarme ahora. Distracción total y evitar que me den un golpe. Debía distraerlos lo suficiente para que Bowgan escapara y luego huir con Eetu. Tomando mi Escutcheon, logre parar bastantes golpes del hacha, pero la lanza dependía totalmente de mi evasión, y ésta no era muy buena. Recibí dos perforaciones en mis piernas y una en el abdomen. Traté de carcomerme el dolor por el bien de Bowgan y de Edtu, pero me era bastante difícil hacerlo sin atacar. En ese instante parecía un muñeco de entrenamiento, se me había dormido el brazo izquierdo y estaba bastante débil por la oleada de golpes. Lo veía todo perdido, pero la ayuda no tardó en llegar. Mi compañero ya estaba en óptimas condiciones para el combate, y todo gracias al pequeño Eetu. Bowgan logró tomar por sorpresa al tipo que tenía su lanza y logró recuperarla con agilidad. Ahora el combate estaba equilibrado y teníamos que hacer nuestras nugadas con sabiduría. Lo primero sería evitar que ellos lleguen hacía Eetu, pero dudaba que lo viesen.
avatar
Duesel Hawkner

Nivel : 28
Raza : Hume

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando un nuevo Hogar, un continente desconocido [2/2] (c/Sr. Duesel)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.